Hace unos años, un virus comenzó a recorrer las calles de una ciudad peculiar, perdida en el mundo, llamada Ciudad Gris. Una urbanización de tamaño moderado, familias típicas, días típicos (aunque muy lluviosos.) ¿Quién iba a pensar que una epidemia iba a saltar y convertir a las personas infectadas en muertos vivientes? (...)
Las poblaciones cercanas a Ciudad Gris han sido evacuadas y, las que no, tienen las mejores defensas que uno puede imaginar. Hay agentes, hay cazadores, hay científicos, hay mutantes, hay bestias... e incluso hay fantasmas.
El Gobierno ha comenzado a actuar. ¿Su próxima acción? Matar a todos los mutantes y evitar que el virus se convierta en lo que muchos temen; el fin de la humanidad.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 37 el Jue Jul 14, 2011 12:51 am.
Últimos temas
» Reinos Infinitos Afiiación normal
Dom Sep 09, 2012 2:54 am por Invitado

» Dangerous Games +18 Afiliación Normal
Jue Jun 28, 2012 6:26 pm por Invitado

» Twilight Saga Rol {Afiliación normal}
Mar Jun 26, 2012 5:58 pm por Invitado

» Saeptum Reformatory {normal}
Mar Mayo 15, 2012 10:20 pm por Invitado

» Claro de Luna (élite)
Miér Abr 25, 2012 4:45 am por Invitado

» Twilight Rol Suiza {Afiliación Élite}Un año ONLINE !!!
Mar Abr 24, 2012 12:08 am por Invitado

» Twilight Rol Suiza {Afiliación Élite}Un año ONLINE !!!
Lun Abr 23, 2012 11:55 pm por Invitado

» Age of Empires and Arts [Normal]
Jue Abr 05, 2012 6:05 pm por Invitado

» Walking Dead RPG [Elite+Normal]
Miér Feb 29, 2012 6:11 pm por Invitado

» BeauxbatonsA
Mar Feb 28, 2012 1:07 pm por QuieroAfiliación

» NEW HOGWARTS (CANNON LIBRES) ELITE
Vie Feb 24, 2012 5:06 pm por Invitado

» La Torre en el Valle Life (Normal )
Lun Feb 20, 2012 8:47 pm por Invitado

»  + Finite Incantatem à vie {Foro RPG Harry Potter -Cambio de botón-}
Jue Feb 16, 2012 12:41 pm por Invitado

» The Fame Monster {¡FAMOSOS!} ¡ACABAMOS DE ABRIR! • Normal
Dom Feb 12, 2012 4:16 pm por Invitado

» { Last Bloody Kiss} ~ Foro Rol de VK ~
Dom Feb 12, 2012 8:50 am por Invitado

» Panem Games {#} Afiliación Normal !
Sáb Feb 11, 2012 10:22 am por Invitado

» Magic Souls [Afiliacion Elite]
Vie Feb 10, 2012 7:08 pm por Invitado

» In The Shadows [Foro Recién Abierto]
Sáb Feb 04, 2012 12:22 pm por Invitado

» Sex, Drugs and Rock & Roll {+18 recien abierto~ Normal}
Sáb Feb 04, 2012 2:29 am por Invitado

» Silencius {Afiliación Normal, recién abierto, pj's libres}
Miér Feb 01, 2012 11:05 pm por Invitado








big wheels keep on turning (w/ Brighid J. Smith )

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

big wheels keep on turning (w/ Brighid J. Smith )

Mensaje por Sarah Harvelle el Dom Dic 18, 2011 9:44 am

Al salir del supermercado aceleré el paso disimuladamente, tenía miedo de que pudiesen decirme algo o incluso llamar a seguridad. No creo que por robar un paquete de spaguettis me vayan a meter en la cárcel, pero no puedo depender de la bondad de desconocidos y si acabo ahí... bueno, dicen que tienen celdas especiales, pero hay veces que simplemente se pueden equivocar o olvidarse de hacer las pruebas y no quiero estar encerrada con una desconocida que no sé si puede estar infectada. Mi hermano se volvería loco.

El caso es que no me queda otra opción, después de haber tenido que pagar la entrada del apartamento nos habíamos quedado con exactamente 10 dólares y tenía que aprovechar para ahorrarme unos centavos cuando nadie miraba.

Decidí acortar paso hacia el apartamento pasando por el parque. Recuerdo cuando venía a este sitio siendo una niña, cuando me pelaba las rodillas jugando al pilla-pilla con los demás niños y cuando las barras de metal del columpio estaban tan nuevas que al mirarlas tenías que entrecerrar los ojos por el sol que se reflejaba en ellas. Ahora no había niños y todo estaba tan descuidado y sucio que me recordaba a la dirección a la cual se dirigía mi vida. Me paré un segundo y miré a mi alrededor, estaba cansada de caminar y necesitaba descansar un poco, así que me senté en uno de los columpios. Saqué una botella que había rellenado en el baño del supermercado y bebí un poco. Sin darme cuenta empezé a mover los pies de forma que me balanceaba un poco en la silla y cuando guardé la botella y me coloqué bien la mochila me agarré de los lados para tener más estabilidad. Pero escuché un ruido trás de mí y paré en seco, miré y no vi a nadie. Seguramente estaba paranoíca, pero de todas maneras se me quitaron las ganas de jugar y las manos me olían a óxido.
avatar
Sarah Harvelle
Humano
Humano

»Nombre : Sarah Harvelle
»Edad : 18
»Celebridad : Jennifer Lawrence
»Mensajes : 117
»Edad : 24
»Localización : Ciudad Gris
»Fecha de inscripción : 17/12/2011

http://theslayingthing.net

Volver arriba Ir abajo

Re: big wheels keep on turning (w/ Brighid J. Smith )

Mensaje por Brighid J. Smith el Dom Dic 18, 2011 11:40 am

Mis ojos se entreabrieron lentamente. La luz del sol golpeaba mis pupilas como si fuese un látigo, y tuve que poner una mano en la trayectoria de la luz para no cegarme por completo. No sabía donde estaba. De nuevo había tenido una de mis locuras. Miré mis brazos y sí, ahí estaban las marcas de arañazos y la sangre seca. Observé que también las tenía en mis muslos, así que busqué una fuente para lavarme. Odiaba despertarme en medio de no se donde, con mi cuerpo ensangrentado y repleto de arañazos. Suspiré cansada y me incorporé lentamente, notando la caída de un peso de mi espalda. Un peso ligero, pero que me pillo por sorpresa. Llevaba mi bata de seda, así que me dio en casa, cuando estaba a punto de dormir. Miré el resto de mi cuerpo: llevaba un culotte negro, y una camiseta ancha de un grupo de rock de los ochenta, pero el desgaste era tal que casi ni se podía leer con claridad el nombre del grupo. Ni yo lo recordaba. Un suspiro agradecido escapó de mis labios al comprobar que estaba vestida, pues muchas veces me había despertado completamente desnuda, sobretodo cuando me daban las locuras en la ducha, y no era agradable correr por la ciudad desnuda, en busca de una dirección que me ayudase a saber dónde estaba.
Caminé medio kilómetro por ese parque ya viejo, con ese olor a óxido y hojas quemadas. Un parque abandonado de risas y escándalo. Abandonado de felicidad y diversión. Un nuevo suspiro. Odiaba suspirar tanto. Me toqueteé el pelo, peinándomelo contra el reflejo de un cristal tirado en el suelo. No me gustaba estar despeinada... Aunque pensándolo bien, mi peinado era despeinado... Bueno, yo era rara de por sí, mi peinado lo era más.

Finalmente encontré una fuente junto a un parque de juegos, y pulsé el botón que soltaría el chorro de agua, pero no salió ni una gota. Genial. Me rasqué la cabeza, buscando la llave de paso, y aparté un poco la hojarasca para encontrar finalmente la llave. La giré hacia la dirección donde supuestamente debía dirigirse para que saliese el agua y pulsé. Un chorro marrón estalló en el grifo y casi me mancha, y junto a él un agua de un color amarillento fluyó libre. Hice una mueca y me resigné a encontrar una fuente de agua más decente, así que me quité la bata y empecé a mojar mis manos para arrancar la sangre seca de mis brazos, intentando hacer algo decente, pero tras la sangre habían unas heridas horribles. Mejor eso que sangre, llamaba menos la atención. Me lavé por completo brazos y muslos, y en el cuelo y manos, donde la sangre me había salpicado, y finalmente me puse la bata de nuevo para que me secase. Hacía algo de frío, pero por suerte era como una esquimal. Soportaba el frío con resultados casi perfectos. Digo casi porque la mayoría de veces volvía a casa con el moquillo colgando.

Finalmente limpia, me acaricié los brazor por encima de la tela de la bata y caminé hacia el parquecito, pisando algunas ramas secas, en busca de algo de entretenimiento. Seguramente si me viesen pensaría que era una loca, pero poco me importaba. Me quedé parada en el límite del parque infantil. Apoyé mis manos en las maderas puntiagudas que dividían el parque infantil del resto del parque, y me quedé mirando como una espalda se columpiaba en el columpio.
— ¿Cuántos años tienes, cinco? — Le pregunté a esa desconocida; no sé porqué pero quise ponerme a incordiar a la gente —. ¿Sabes dónde estamos?
Pregunté algo desconcertada, por no saber ni siquiera en qué día estábamos.
avatar
Brighid J. Smith
Mutante
Mutante

»Nombre : Brighid Jane Smith
»Edad : Diecinueve veranos
»Celebridad : A. D.
»Mensajes : 57
»Localización : Acosando a Dáiríne
»Empleo : Bailarina en el Bar Nocturno
»Fecha de inscripción : 15/12/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: big wheels keep on turning (w/ Brighid J. Smith )

Mensaje por Sarah Harvelle el Dom Dic 18, 2011 12:20 pm

Miré mis manos y luego me las sacudí para quitarme los restos de óxido del columpio mientras sin darme cuenta me remaba un poco con los pies en el suelo, cuando escuché la voz de una chica preguntarme si tenía cinco años, la miré enfadada.
- ¿Insultar a una desconocida en tu forma de demostrar madurez?
Le dije sin a penas mirarla, y cuando me preguntó dónde estabamos lo hice. Parecía herida y estaba semidesnuda. Su forma de saludarme ya me había causado desconfianza, pero al mirarla también sentí miedo y posé la mano disimuladamente sobre la chaqueta bajo la cual llevaba un cuchillo. No podía levantarme porque entonces pensaría que estoy en guardia, pero probablemente ya se haya dado cuenta de que estaba incómoda con su presencia.
- Estamos en el parque infantil de Ciudad Gris.
Puedo decir sin duda que es un mutante, me ha preguntado donde estamos y probablemente haya tenido un ataque. Me da pena pensarlo, no me gustaría estar en su lugar y no creo que sea una mala persona por estar infectada, pero es peligrosa y yo tengo que mirar por mi seguridad y la de mi familia. Ahora mismo no lo estaba haciendo bien, estaba sóla, con una infectada en un sitio donde probablemente tardarían años en encontrar mi cadáver si consigue llevarme al pozo y eso si me encuentran. Eres estúpida Sarah y seguramente pondrán eso en tu esquela.
- Veo que estás herida.
Señalé sus cicatrices.
- Deberías ir al hospital.
avatar
Sarah Harvelle
Humano
Humano

»Nombre : Sarah Harvelle
»Edad : 18
»Celebridad : Jennifer Lawrence
»Mensajes : 117
»Edad : 24
»Localización : Ciudad Gris
»Fecha de inscripción : 17/12/2011

http://theslayingthing.net

Volver arriba Ir abajo

Re: big wheels keep on turning (w/ Brighid J. Smith )

Mensaje por Brighid J. Smith el Dom Dic 18, 2011 9:44 pm

Miré como la muchacha se llevaba lentamente la mano a su chaqueta. Perfecto, me había topado con una niña que quería ser una heroína. Que mal me caían. Siempre mirándonos con asco, como si hubiésemos hecho algo malo. Lo más malo que hacía yo era insultar. Aunque a saber qué hacía en esos momentos de locura nocturnas, pero nunca tenía una sangre que no fuese mía, nunca mataba... O eso creía. Sacudí un poco mi cabeza, observando a la muchacha decirme dónde nos encontrábamos. El parque. Menos mal, tampoco estaba tan lejos. Veinte minutos andando... Mejor eso que despertase en la quinta hostia. Suspiré pesadamente. ¡Agh! Odiaba suspirar. Me recogí la bata y de un salto crucé los límites del parque infantil. Odiaba esa verja de madera, de medio metro, como si fuesen estacas. Estacas que antes tenían un color más agradable que el de la madera medio podrida. Agredecía no haber roto ninguna estaca y caerme de bruces al suelo. Por suerte, pesaba menos que una pluma.
— Hazme el favor y deja de sostener ese cuchillo que guardas. Me estás poniendo nerviosa. Y no te voy a matar, ni a nada por el estilo. No soy de ese estilo de mutantes — Me quedé pensativa un momento, mirando a la nada, para luego volver a fijar mis ojos en ella —... si es que existe ese tipo de mutantes. Supongo que hay de todo.
Me encogí de hombros y fui hacia el columpio gemelo donde la muchacha estaba sentada. Algo de compañía no iría mal. Me senté en el asiento de goma, agarrándome a las cadenas que sujetaban mi soporte y me balanceé suavemente, como si me empujase el viento, sin dejar de mirar a la chica. Parecía tenerme miedo, y odiaba que me tuviesen miedo por ser un mutante. Podían temerme por mi mal genio, por mi fuerza bruta cuando me enfadaba, o por mi forma de meterme con la gente, tan especial y única. Pero no por ser lo que era. Yo no lo había pedido, ni siquiera había podido elegir algo más. Simplemente volví a la vida con un don. ¿Era culpa mía? No. Era culpa de nadie. Nadie tenía la culpa, pero estos humanos, empeñados siempre en culpar a alguien que no sean ellos mismos, nos habían puesto en su punto de mira. Éramos sus presas. Y no podíamos hacer nada para cambiarlo.
— ¿Puedo saber por qué demonios piensas que te voy a hacer daño, o algo así? Digo... nadie llevaría un cuchillo y menos lo mantendría cerca de su mano, si no pensase que podría ser atacada — Moví la mano en el aire, como quitándole importancia a algo —. Y no te preocupes. Mi don no es leer la mente, sólo es que soy muy observadora... Demasiado.
Mis pies estaban desnudos. Ahora me daba cuenta, cuando intenté frentar en la arena del parque y me raspé las plantas de los pies. Los alcé y dejé que el columpio se detuviese solo, para después plantar un pie en el suelo y subir el otro a mi pierna, para observarlo. No tenía heridas, ni arena dentro de la piel. Nada preocupante. Miré el otro, más de lo mismo. Sólo muchísima suciedad. Rodé los ojos y apoyé ambos pies en el suelo, sonriendo de lado. Sólo me faltaba tener los pies jodidos para hacer bingo en mi cuerpo. Brazos, muslos, y pies. ¿Tendría heridas en la cara? No había visto ninguna, pero tampoco me había fijado mucho, había prestado más atención a mi cabello.
avatar
Brighid J. Smith
Mutante
Mutante

»Nombre : Brighid Jane Smith
»Edad : Diecinueve veranos
»Celebridad : A. D.
»Mensajes : 57
»Localización : Acosando a Dáiríne
»Empleo : Bailarina en el Bar Nocturno
»Fecha de inscripción : 15/12/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: big wheels keep on turning (w/ Brighid J. Smith )

Mensaje por Sarah Harvelle el Dom Dic 18, 2011 10:18 pm

Ella sin medias más palabra dió un salto para pasar la valla del parque. El salto me cogió desprevenida y el corazón empezó a laterme muy rápido. No tan rápido como empezaría a hacerlo cuando ella me pidió que dejase de sostener el cuchillo que guardaba, alegando que la estaba poniendo nerviosa. Dijo que no iba a materme, que no era de ese estilo de mutantes y aclaró que no sabía si existía ese estilo de mutantes.
Me quedé sin habla y tragué saliva. Ella se sentó a mi lado y comenzó a balancearse en el columpio.
- Lo siento...
Aparté la mano del cuchillo, no tenía sentido que la pusiese ahí si ella sabía lo que estaba haciendo, pero tenía la esperana de que no hubiese notado el del tobillo. Me preguntó porqué pensaba que podría hacerme daño y me aclaró que no tenía el don de leer la mente. Intenté pensar bien mis palabras antes de abrir la boca, pero la verdad es que estaba tan nerviosa que no se me ocurría ninguna excusa, así que opté por decir la verdad.
- Las noticias hablan del número de muertos...
Le dije sin quitarle ojo de encima, no se lo había quitado ni un segundo.
- Sé que tu condición... de...
Me quedé algo pensativa, no sabía como llamarle mutante sin ofenderle, no sabía si los mutantes se ofendían si alguien les llamaba mutantes. No quería insultarla, pero no se me ocurría otra palabra.
- ...mutante. Tu condición de mutante hace que tengas poderes, que seas más fuerte que yo, más hábil que yo, más rápida que yo. Sé que es probable que no controles esos poderes y en algún momento me ataques. Lo sé muy bien. Mi madre estuvo enferma.
Cogí mi cuchillo de mi cadera y se lo enseñé, luego lo tiré al suelo.
- También sé que no tiene sentido tenerlo ahora que lo sabes, así que lo tiraré para que veas que no soy una cazadora.
Oh Dios, espero que el otro no se me cayera por el camino.
- No apoyo la muerte de ningún ser humano, pero necesito protegerme porque la familia que me queda depende de mí.
Fingí una sonrisa, tratando de ser amable. Aún estaba nerviosa, parecía una chica agresiva y con el salto que había dado, teniendo en cuenta el tamaño de las vallas, estaba atrapada.
- Siento mucho haberte ofendido.
avatar
Sarah Harvelle
Humano
Humano

»Nombre : Sarah Harvelle
»Edad : 18
»Celebridad : Jennifer Lawrence
»Mensajes : 117
»Edad : 24
»Localización : Ciudad Gris
»Fecha de inscripción : 17/12/2011

http://theslayingthing.net

Volver arriba Ir abajo

Re: big wheels keep on turning (w/ Brighid J. Smith )

Mensaje por Brighid J. Smith el Dom Dic 18, 2011 11:06 pm

Reí entre dientes al ver como intentaba buscar una palabra para describirme sin ofenderme. En realidad "mutante" no me ofendía. Pero tampoco me gustaba. Prefería Bri. No me gustaba que me metiesen en un saco, prefería ser yo misma. Es por lo que luchaba y he luchado siempre. La rebeldía de la soledad. La rebeldía de la emancipación. No era una simple "algo", era Brighid. Brighid Smith. Y no me gustaba que me tratasen como a una mutante más.
— Puedes llamarme Bri, eh — Susurré cuando terminó su pequeño discursito sobre los mutantes. La verdad es que tenía razón, pero ¿por qué cojones tenía que matarla? Era sólo una más, nadie especial. No me había hecho daño, ni a mis amigos, ni me había robado, o violado, o amenazado —. Para empezar: sí, soy más rápida y blablabla, te puedo romper el cuello con estas manos, o arrancarte el corazón con mis dedos — Me reí, dejando claro que bromeaba con muchísima jeta —, ahora en serio. Soy rápida, y ágil, y hábil, y todo lo que quieras. Pero soy mortal, eh. Y mi don, o poder, o maldición, o como lo quieras llamar, es el de petrificar. No con la mirada, sino sí que tendrías problemas si se me descontrolase. Petrifico con el aliento. No sé, es raro, sí — Me encogí de hombros y de nuevo suspiré, pero ahora inconscientemente, así que ni siquiera me di cuenta —, así que si se me descontrola, o aunque lo controle, procura simplemente no acercarte mucho a mí — De nuevo reí y me balanceé un poco más en el columpio. Odiaba estar parada.
La verdad es que la muchacha parecía confiar a medias en mí, y la entendía cuando hablaba de su familia. Era normal que lo único que quisiese era protegerlos, y ella era la única esperanza que tendrían, y si le pasaba algo, o si alguien le hacía algo, seguramente no sólo acabaría con esa muchacha, sino con toda una familia de golpe. Era horrible pensarlo, lo noté en el vello de mi nuca, el cual se erizó no sólo por el frío, sino por el macabro pensamiento de ver como una familia muere desnutrida por culpa de un capullo - o capulla - que acabó con la única persona que llevaba el pan a casa.
— ¿Sabes? Te admiro. Y tranquila, domino mi don. Antes estaba de coña, pero si no te quieres acercar no lo hagas. Pero en serio, te admiro. Yo no tengo a nadie, sólo debo cuidar de mí misma. Y si muero, nadie muere conmigo. Pero tú — Fui parando el columpio con suaves caricias al suelo, para no hacerme daño en los pies, y a su vez clavé mi mirada en la suya, con el ceño fruncido —, tú tienes que proteger a toda tu familia. Correr riesgos para que coman. Defenderte. Y lo peor sería que fueses a morir. Saber que contigo se va toda la esperanza de una familia. Tienes que estar realmente jodida... ehm... ¿cómo te llamas? ¿O prefieres que te llame 'Humana'?
Reí de nuevo entre dientes y metí mi mano en mi bata. Palpé todos los bolsillos y al no encontrar mi tabaco salté del columpio y empecé a rebuscar. No lo encontraba. Claro. No metía el tabaco en mi bata. Nunca. Siempre lo dejaba en la mesita de noche, o en el sofá a mi lado. ¡Joder! Di un duro pisotón al suelo y miré a la muchacha.
— ¿No tendrás un cigarrillo, no? — Saqué los bolsillos de mi bata —. Como verás, no llevo. Y no puedo vivir sin nicotina.
Era falso, podía perfectamente, pero prefería fumar. Sentir el humo empujando todos los males hacia mis pulmones para luego ser expulsados junto a esa nube grisácea y banboleante que se acababa dispersando en el cielo, y junto a ella el dolor, la pena y el sufrimiento. La nicotina era la heroína de los pobres.
avatar
Brighid J. Smith
Mutante
Mutante

»Nombre : Brighid Jane Smith
»Edad : Diecinueve veranos
»Celebridad : A. D.
»Mensajes : 57
»Localización : Acosando a Dáiríne
»Empleo : Bailarina en el Bar Nocturno
»Fecha de inscripción : 15/12/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: big wheels keep on turning (w/ Brighid J. Smith )

Mensaje por Sarah Harvelle el Lun Dic 19, 2011 12:14 am

Ella me susurró que podía llamarla Bri. Dijo que podría arrancarme el corazón con sus dedos y un montón de cosas, pero bromeaba. O eso espero. Me contó cual era su poder, por lo visto petrificaba con su aliento. No pude evitar reírme. Era una tontería, pero nunca había escuchado ese poder y pensé en lo que diría Josh sobre eso. No era seguro reírme de ella sin antes conocerla, pero no pude evitarlo.

Dijo que si se descontrolase o aunque lo controlase, que no me acercase a ella. Se rió.
- Lo intentaré.
Ella comenzó a balancearse y por un momento se quedó pensativa, no sabía si preocuparme por si era un síntoma de que podría tener un ataque, pero me miró y dijo que me admiraba. La miré confundida. Dijo que no tenía a nadie y sentí pena por ella. Me preguntó cómo me llamaba y si prefería que me llamase Humana.
- Mi nombre es Sarah Harvelle. Tu me dijiste... Bri, pero no sé de dónde viene el nombre, ¿te llamas Bridget? No me gustan los apodos ni los diminutivos.
Ella saltó del columpio y empezó a buscar en sus bolsillos, por lo visto buscaba un cigarro y me preguntó si yo tenía uno.
- No, lo siento.
Me daba vergüenza admitirlo, pero el único vicio que podemos permitirnos es el café. El tabaco es demasiado caro y probablemente sólo podría comprar un par de cigarrillos al mes. Además, no sirven para nada, dificultan la respiración y la respiración es importante para correr. Lo único que podría ser beneficioso es que pueden tranquilizarte, pero para eso hay otras alternativas más baratas.
- Y no deberías admirarme, sólo hago lo que tengo que hacer, es mi deber, seguramente tú harías lo mismo.
Señalé sus brazos.
- Pero creo que podría ayudarte con eso, tengo alcohol y vendas en la mochila.
Siempre llevo en mi mochila alcohol, algodón, agua y vendas, además de lo tíipco que solía llevar cualquier persona.
- Si me dejas o si... bueno, puedes echarte tú.
Abrí la mochila esperando que me dijese si se iba a desinfectar las heridas ella o quería que lo hiciese yo. La verdad es que me daba igual, estaba acostumbrada a curar heridas porque mi hermano es sumamente torpe.
avatar
Sarah Harvelle
Humano
Humano

»Nombre : Sarah Harvelle
»Edad : 18
»Celebridad : Jennifer Lawrence
»Mensajes : 117
»Edad : 24
»Localización : Ciudad Gris
»Fecha de inscripción : 17/12/2011

http://theslayingthing.net

Volver arriba Ir abajo

Re: big wheels keep on turning (w/ Brighid J. Smith )

Mensaje por Brighid J. Smith el Lun Dic 19, 2011 12:48 am

Fruncí el ceño al oírla reír. ¿Se reía? ¿Por qué? ¿Mi nombre? ¿Mi don? ¿Se reía por mi don, en serio? Alcé una ceja, denotando superioridad. Si quería podía petrificarla ahora mismo y tirar su cuerpo al suelo y ver como se rompe en mil pedazos. Acabaría siendo roca y se desintegraría por la lluvia y el viento. O con un pisotón si llevas un par de botas de suela dura. Como fuere, decidí dejarlo pasar. Yo también me reía de todo lo que podía y más, así que preferí ignorarla. ¿Qué podía hacer? ¿Matarla? Tampoco lo merecía. ¿Insultarla? Bah. Mejor ignorarla. Era una humana, yo lo había sido. Aunque ahora ya no. Los humanos se cree superiores. Se creen que lo pueden dominar todo, que lo pueden hacer todo, y cuando alguien lo hace mejor deciden exterminarlo. Como hacían con los mutantes. Como hacían conmigo.
— ¿Bridget? ¿En serio? ¿Tan simple y cuadriculada te parezco? Me llamo Brighid. Es en honor a una Diosa de la mitología irlandesa. Mis tatarabuelos son... bueno, eran irlandeses. Se supone que es la diosa celta de la inspiración, y conjuga en si diversos poderes, provenientes de la inspiración, del arte de la sanación y de la adivinación. Se la considera una clásica diosa triple céltica del fuego, pues tenía dos hermanas también llamadas Brigid — Recité todo lo que me había dicho mi padre cuando le preguntaba el porqué de mi nombre. Me lo sabía de memoria. Y sabía más: los padres de la Diosa, sus hermanas, su significado... pero no pensaba decirlo, no quería pecar de sabionda —. Así que eso, mi nombre es más complejo que Bridget. Además, odiaría llamarme Bridget por la película de 'El diario de Bridget Jones'. Que película más horrenda...
Rodé los ojos y me crucé de brazos, viendo como decía que no tenía tabaco, negándome el pequeño placer de la nicotina. Lo único que tenía era mi mechero, en un bolsillo del pecho de la bata, y era porque lo consideraba mi mechero de la suerte, no lo dejaba solo nunca, así que ahora sólo tenía que encontrar un cigarro tirado por el suelo. Y eso hice. Me puse a buscar por el parque, moviéndome con pequeños pasos, apartando la arena con mis pies. Sabía que aquí habría algo, y más que nada porque muchas veces había encontrado aquí algún cigarro partido pero aún fumable, así que busqué con un poco de ansias, con el mono de la nicotina poniéndome nerviosa. Y la voz de Sarah de fondo no ayudaba demasiado. Quería curarme las heridas, como si fuese una estúpida infeliz necesitada. Resoplé con algo de rabia mientras me acuchillaba contra una de las patas que sujetaba un tobagán ya oxidado y medio derruido. Aparté ramas secas, algún que otro envoltorio de caramelo y encontré algo. Un cigarro casi entero, con el tabaco demasiado seco, pero aún fumable. Di palmaditas en mi cabeza mientras me incorporaba, me lo ponía en los labios y lo encendía con mi mechero.
— La verdad es que — Solté el humo, con una enorme sonrisa de satisfacción. No me sentía rastrera ni nada por el estilo al rebuscar por los escombros un cigarro o una colilla que llevarme a los labios. Era un cigarro, nadie lo había fumado. No estaba tan necesitada como para fumar colillas —, sí. Necesitaría cuidados en estas heridas. Pero ya es la... espera... — Me puse a contar con los dedos mientras le daba otra pequeña calada al cigarro. Solté el humo y terminé de contar —... la decimosegunda vez que me pasa. A los mutantes nos dan locuras, es como si la naturaleza misma nos dijese que estamos mal de aquí — Me senté en el columpio mientras señalaba mi cabeza y rodeé con mis brazos las cadenas del balancín, llevándome de nuevo el cigarro a los labios para una nueva calada —. Y eso, te acabas acostumbrando. Duele, escuece un poco, pero en casa suelo lavarme con jabón, y ya. No creo que se me caigan los brazos por no echar alcohol a mis arañazos... ¿Eres enfermera o algo así?
Pregunté al ver todo lo que sacaba de su mochila. No sabía aún qué hacer, si aceptar su ayuda o rechazarla. Si la aceptaba, a lo mejor daba mi brazo a torcer y me hacía parecer algo más débil, aunque a lo mejor ella también dejaría de estar tan tensa, de estar tan preocupada. Pero si no lo hacía seguiría teniendo mi orgullo, tal vez mis heridas se infectasen y luego dolería más y tendía encima que gastar alcohol de mi propia casa. Los pros ganaban a los contras. Alargué mis brazos, poniéndome previamente el cigarro en los labios, y hablé con una voz cambiada, por culpa de tener que sujetar el cigarro con la boca. Una voz más... estúpida.
— Cure usted. Si me duele puedo golpear a alguien que no sea el espejo de mi baño — Reí entre dientes y rápidamente me llevé la mano a la boca para agarrar el cigarro. No podía reír y sujetar el pitillo, así que lo decidí aguantar con mis dedos, llevándome el brazo a la boca cada vez que necesitase un chute de nicotina.
avatar
Brighid J. Smith
Mutante
Mutante

»Nombre : Brighid Jane Smith
»Edad : Diecinueve veranos
»Celebridad : A. D.
»Mensajes : 57
»Localización : Acosando a Dáiríne
»Empleo : Bailarina en el Bar Nocturno
»Fecha de inscripción : 15/12/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: big wheels keep on turning (w/ Brighid J. Smith )

Mensaje por Sarah Harvelle el Lun Dic 19, 2011 1:22 am

Ella se ofendió porque había pensado que su nombre era Bridget, yo la miré algo confusa mientras explicaba el significado de su nombre.
- No pretendía ofenderte, mi nombre es Sarah. Es uno de los más usados en el mundo.
Aclaró que le recordaba al Diario de Bridget Jones, yo sonreí.
- A mí tampoco me gusta, fuí a verla al cine cuando se estrenó y... bueno, creo que fuí la única que no se rió.
Ella buscaba algo en el suelo, supuse que era un cigarrillo y parecía seguir molesta conmigo. Me estaba empezando a incomodar de nuevo ante la idea de no saber cómo iba a reaccionar en ningún momento. Parecía una persona inestable y teniendo en cuenta que estaba enferma, seguía con miedo a hacer algo que pudiese enfadarla y que perdiese el control. Encontró uno y me explicó que le pasaba muy a menudo porque le daban ataques de locura, dijo que solía lavarse con jabón y ya y me preguntó si era enfermera o algo así.
- No...
Estuve a punto de llevarle la contraria y decirle que no dijese tonterías, que el hecho de que se haga las heridas con frecuencia no significa que deba dejar de cuidar las viejas. Que como siguiese así acabaría con el brazo marcado para toda su vida. Pero me frené y apreté los labios. La acababa de conocer, me daba igual que estuviese herida y por alguna razón siempre tengo que estar dando el sermón. Me dió permiso para cuidarla y dijo que así podría golear a alguien que no fuese el espejo de su baño, por un momento no pude disimular una mueca de enfado. Me levanté del columpio y me arrodillé ante ella.
- Siéntate, por favor.
{1} Le dije mientras mojaba el algodón con alcohol. No me gustaba en la posición que había quedado frente a ella, pero si le pedía que se sentase estando levantada, podría interpretarlo como un intento de controlarla más que una sugerencia. Era mejor parecer sumisa, al menos hasta que sepa cómo es. Y además, no me vendría nada más obtener algo de información sobre cómo defenderme de los infectados y cómo descubrir que van a tener un ataque.
Antes de pasar el algodón por su piel eché un poco de agua para ver bien como estaban las heridas, luego empecé con el alcohol. Tenía una piel increíblemente suave para estar tan castigada, me pregunté si sería parte de su poder.
Durante un rato me quedé callada, no sabía que decir y estaba concentrada en no hacerle más daño del necesario para evitar el peligro, pero me armé de valor para preguntarle algo que llevaba un rato pensando.
- Perdona por la pregunta... no me contestes si no quieres, ¿pero cómo es... eso? ¿Cómo es que te dan los ataques? ¿Te enfadas o simplemente te pasa?

{1} No sé si se sienta, pero si no lo hace, puedes decir que tuvo que curarla de pie XD
avatar
Sarah Harvelle
Humano
Humano

»Nombre : Sarah Harvelle
»Edad : 18
»Celebridad : Jennifer Lawrence
»Mensajes : 117
»Edad : 24
»Localización : Ciudad Gris
»Fecha de inscripción : 17/12/2011

http://theslayingthing.net

Volver arriba Ir abajo

Re: big wheels keep on turning (w/ Brighid J. Smith )

Mensaje por Brighid J. Smith el Lun Dic 19, 2011 5:23 pm

Sentada, observé como echaba agua sobre mis brazos limpiando un poco más estos, y observé como mojaba el algodón con el alcohol. El aroma fuerte y ardiente de la medicina me golpeó como un gancho, y me dejó algo noqueada. Hacía mucho que no olía algo así de fuerte. Era algo molesto, pero lo sobrellevaba como podía. No quería caer al suelo, o algo así, era más fuerte que el simple olor del alcohol etílico. Ese maldito olor a mezcla de todas las colonias de viejo del mundo y un chorrito de ginebra. Asqueante.
Me mordí el labio inferior al notar el ardor en mi piel. Ladeé la cabeza y suspiré levemente, intentando apartar mi mente de esos dolorosos pinchazos que se hundían en mi carne. No podía negar que me sentía algo mareada, entre el olor y el dolor acabarían dejándome k.o. Pero si quería mantener las apariencias ya podía aparentar ser una humanoide sin sentimientos ni emociones. Así que respiré hondo, giré mi cabeza hacia la rubia y sonreí de lado. Miré mis brazos, observando como salía un poco de espuma blanca, fruto de la desinfección. El algodón empapado en etanol se llevaba toda esa espuma, limpiaba la sangre seca que no podía arrancar el agua, y me dejaba los brazos limpios y desinfectados. Amplié mi sonrisa, ya quedaba menos. El otro brazo, y los muslos. Que martirio, en el fondo. Y su pregunta sólo servía para recordarme que debía mantenerme como una mutante impasible al dolor.
— No lo sé — Respondí simplemente, a todas sus preguntas. No tenía teorías claras sobre nada, simplemente hipótesis que no podía resolver —. Digamos que es como... un resfriado. Te duele la cabeza, y se te va para luego volver. No tiene una explicación del todo lógica. No sé. No sé porqué soy así, no sé si son toxinas, o un virus o un parásito. Simplemente sé que a veces me pasa. Es cuando escucho una canción, es como si mi cuerpo recordase esos días en que era humana y quisiese volver, y se produce una guerra en mi cabeza. Luego todo se vuelve nubloso, me desmayo y me despierto en cualquier lado de la ciudad llena de arañazos. Como si yo misma quisiese arrancarme la carne para poder escapar.
Esa era mi hipótesis más firme, la que tenía más lógica. Sabía que era por esa canción... No quería ni pensar en ella, no quería tener un ataque, pero era esa canción. Cada vez que la oía me pasaba. Y me costó semanas saberlo. Cuando la oía, me venían esos ataques. Y no sólo oyéndola, sino también recordándola, recordando su ritmo. Por eso no podía, simplemente, pensar en ella. Si pensaba, venía ese ritmo energético a mi cabeza y estaba jodida.

Finalmente terminó con mis brazos, después de casi diez minutos aguantando ese dolor punzante, ese fuego infernal que se metía bajo mi piel. Abrí un poco mis piernas, agarrándome por fin a las cadenas del columpio. Mostré mis muslos, heridos también, con sangre seca todavía, pues esa zona me era más innacesible que mis brazos a la hora de echarme agua. El agua se resbalaba por mis dedos y sólo untaba mi mano húmeda contra mi piel. No hacía gran cosa más.
— Ahí tiene más trabajo, doctora — Susurré divertida mientras lanzaba la cabeza hacia atrás, observando el cielo. Hacía mucho que no veía el cielo azul celeste, con el sol clavado en lo más alto, alumbrando cada rincón del mundo, calentando cada cuerpo frío... —. ¿Cómo se llama tu familia?
Bajé la cabeza y clavé mis ojos en ella, con media sonrisa. Era el turno de mis preguntas. Quería saber sobre su familia, quería recordar lo que era tener alguien por quien vivir, alguien a quien cuidar. Si hubiese sido un poco más inteligente, en lugar de esconderme con miedo, a lo mejor aún tendría a mis padres conmigo, y no me sentiría tan sola. ¿Sería distinta si hubiese crecido junto a mis padres? Seguramente sí, no sería tan capulla. Mi padre me hubiese dado un guantazo si le hubiese dicho a cualquiera alguna grosería sólo para divertirme. Era curioso, pero echaba de menos a mi padre, a sus gritos, a los guantazos que me daba cuando me pasaba de la raya. Recordaba que no siempre había sido así, sino que al principio era una pequeña niña mimada, pero después todo cambió, y tal vez si desde el principio mi padre hubiese sido duro conmigo, al igual que mi madre, no habría ido a ese concierto, ni habría muerto tan joven, y sobretodo no tendría este don, ni a mis padres bajo tierra.
avatar
Brighid J. Smith
Mutante
Mutante

»Nombre : Brighid Jane Smith
»Edad : Diecinueve veranos
»Celebridad : A. D.
»Mensajes : 57
»Localización : Acosando a Dáiríne
»Empleo : Bailarina en el Bar Nocturno
»Fecha de inscripción : 15/12/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: big wheels keep on turning (w/ Brighid J. Smith )

Mensaje por Sarah Harvelle el Lun Dic 19, 2011 6:43 pm

Ella parecía molesta por el escozor del alcohol y yo intentaba hacerle el menos daño posible, pero en el fondo, después de todo lo que me había dicho anteriormente y la forma en la que me había tratado, estaba disfrutándolo bastante, pero intentaba disimularlo de la mejor manera posible y no mostrarle mi verdadera expresión, la que se escondía bajo mi cara de preocupación.
Spoiler:
Ella me iba explicando la forma en la que empezaba, pero no fue muy clara. Por lo visto se trataba únicamente de música.
- ¿Entonces no puedes escuchar nada de música?
Le pregunté atenta.
- A mí la verdad es que no me gusta mucho la música... no sé bailar, aunque disfruto de algunas canciones y me gusta el grupo Creendence Clearwater Revival. Pero a la hora de la verdad... bueno.
No quería contárselo, pero teniendo en cuenta que ella se había abierto a mí y me había contado su poder y todo lo que le había preguntado, me armé de valor para hacerlo.
- La última vez que bailé recuerdo que estábamos en una fiesta de esas de Ciudad Gris, pusieron música disco y una amiga me obligó a bailar. Realmente lo intenté y creo que usé los pasos acertados, pero todo el mundo empezó a reírse de mí y desde entonces me da pánico bailar.
Me reí para restarle importancia, pero la verdad es que hasta me había aumentado el calor corporal de la vergüenza que daba contar esa anécdota e incluso me había dado calor, así que me quité el gorro y lo metí en la maleta. Y pensaba que no iba a pasar más vergüenza hasta que abrió un poco las piernas y me indicó donde tenía que curarle también. Intenté que pareciese que me parecía lo más natural, pero me había puesto nerviosa de nuevo. Ella me pregunté sobre mi familia y desde luego eso me había ayudado a apartar los pensamientos extraños sobre la escena. Tragué saliva y miré sus muslos, aunque básicamente lo hacía para no tener que mirarle a la cara mientras le contaba.
- Tengo un hermano. Parece que no es demasiado, pero sí que lo es. Él se llevó toda la carisma de mi familia. No es tan fuerte como yo, físicamente, pero si no fuese por él no tendría fuerzas para levantarme cada día. Es mucho más fuerte que yo psicológicamente, a veces no parece que vivamos en el mismo mundo.
Suspiré. Sé que a veces me enfado con él por eso, pero en el fondo sé que necesito que me contagie un poco de su optimismo.
- No llegué a conocer a mi padre, pero es lo mejor, porque era un cobarde incapaz de afrontar sus propias decisiones y mi madre... bueno, se enfermó.
Resoplé y comenzé a guardar las cosas en mi mochila.
- Intentamos que funcionase, pero ella... no sé, bebía mucho. Eso la había dejado bastante tocada y al final... no podía controlase en ningún momento. Creo que tenía hambre, intentó comerse a mi hermano.
Nunca había dicho esto en voz alta. Había pensado en ello, pero nunca lo había hablado con alguien, ni nadie me había preguntado. Con mi hermano simplemente evitamos el tema.
- Tuve que controlarla y no sobrevivió.
Me sequé las lágrimas con la manga de la chaqueta. No solía llorar, no podía permitírmelo porque siempre estaba con mi hermano o en un lugar público.
- No sé cuál sería su don, supongo que sólo tenía hambre.
La miré e intenté desviar el tema.
- ¿Puedo preguntar que pasó con la tuya?
avatar
Sarah Harvelle
Humano
Humano

»Nombre : Sarah Harvelle
»Edad : 18
»Celebridad : Jennifer Lawrence
»Mensajes : 117
»Edad : 24
»Localización : Ciudad Gris
»Fecha de inscripción : 17/12/2011

http://theslayingthing.net

Volver arriba Ir abajo

Re: big wheels keep on turning (w/ Brighid J. Smith )

Mensaje por Brighid J. Smith el Miér Dic 21, 2011 11:49 am

Negué con la cabeza al escucharla. No podía escuchar música. Sólo la justa en el local, y porque era tan fuerte, tan distorsionada, que no podía escucharla con claridad. Para mí era sólo ruido, así que practicamente era como escuchar un atasco en la autopista, o el golpeteo de un cubo de metal con un palo de madera. La música no era muy buena en el Bar, pero servía para bailar. Era esa llamada música electrónica que sólo son ruidos de instrumentos aleatorios que hacen que tu cuerpo se mueva como endemoniado. Seguramente por eso me movía en la barra con una sencillez pasmosa. Cuando debía bailar en la pasarela, para los ojos de los hombres, ignoraba esas miradas y me concentraba en el ruido martilleante de la música que empujaba mis músculos para hacerme bailar. Subir a la barra, deslizarme por ella, frotarme contra su piel fría y metálica. Tal vez por eso, por concentrarme en bailar e ignorar a los hombres, tenía poco tiempo para concentrarme en las notas de la música y no recordaba ninguna canción en particular. O a lo mejor simplemente era que ese ritmo se alejaba demasiado de mi canción maldita. De todos modos, no quería descubrirlo.
Reí entrecortadamente, por culpa del escozor del alcohol en mis muslos, al oír su anécdota. La verdad es que yo tampoco era buena bailando, simplemente me movía en la pasarela y en la barra con poca ropa. Incluso ella, con sólo caminar e ir a gatas con poca ropa, la gente no se daría cuenta de lo mal que baila.
— A mí tampoco se me da de lujo bailar... — Me encogí de hombros y vi como se quitaba el gorro, dejándolo en su mochila, enseñando lo alto de su cabeza, coronada por el inicio de cientos de largos cabellos de oro —. Pero me da igual. Si ahora alguien se ríe de mí, le petrifico. A ver quién se atreve.
Miré fijamente a Sarah, como amenazándola a ella también, y luego reí entre dientes mientras acababa de sanear mis heridas. Finalmente estaba libre de más tormento, pero el aire frío que empezaba a azotar el parque refrescaba demasiado el alcohol residual en mi piel y me ardía aún más si cabe. Pero no podía, simplemente, lamerme la mano y restregarla contra las heridas para arrancar el alcohol y que dejase de doler. Si dolía, como decía mi madre, es que sanaba. Así que dejé que sanase.
Ella empezó a explicarme todo sobre sus padres, su hermano, el cual parecía ser su amante, por la forma en que hablaba de él. Parecía el tío perfecto, la verdad. Aunque eso de que no era tan fuerte como ella le quitaba muchísimos puntos al chaval. Un tirillas, como los llamaba yo. Seguramente no podrían ni abrir un envase de pepinillos en vinagre.
— Parece que tu hermano es tu estrella; me alegro, la verdad. Yo nunca he tenido un hermano, no sé lo que es eso. Fui hija única. Y seguramente si hubiese tenido un hermano, le habría odiado. Toda la gente que conozco, o que conocí, hablaban de sus hermanos como si fuesen demonios — Reí suavemente mientras cruzaba mis piernas a la altura de las espinillas, dejando los pies juntos y acariciando un poco la arena del suelo —. Pero supongo que todo depende del hermano, ¿no?
Sonreí dulcemente mientras recogía sus cosas, hablando ahora de su padre. Y luego de su madre. Hice una mueca mientras hablaba de lo que le pasó, la verdad es que no era algo que podías recordar con alegría en navidad. Y el don... pues a saber, cada uno tenía un don distinto. No había un catálogo de dones disponible para todos, nadie podía saber cuál era el suyo hasta que lo probase. A lo mejor el de la madre de Sarah era algo así como "mega apetito", o tal vez tenía el don de comer energía de las personas, o algo así. Lo bueno de ser una friki de las películas de superhéroes, y de los cómics de lo mismo, era que tenías en mente cientos de poderes posibles. Y siempre te acercabas al que podía ser el tuyo.
— Que putada — Susurré cuando terminó de contar lo de su madre. No iba a decir algo como "lo siento", porque odiaba eso. Era tan falso... ¿yo por qué iba a sentirlo? ¿Tenía la culpa de algo? No. No tenía que sentirlo. Lo que había dicho me parecía más humano y respetuoso que un falso "lo siento". Ella había tenido que soportar ver a su madre morir, intentando matar a su hermano. Yo tuve más... suerte, si puede decirse así.
Entonces preguntó por mi madre. Mi madre. Posiblemente la mejor mujer del mundo. Se suicidó poco tiempo después de morir. Y por mi culpa. Por mantenerme en las sombras y hacerla dudar de su propia cordura al verme todavía entre los vivos. Suspiré y miré a Sarah con una mueca mientras me levantaba del columpio. Le di la última calada al cigarro, que lo había dejado abandonado, y lo tiré lejos.
— No puedes — Dije simplemente, mientras metía mis manos en los bolsillos de mi bata. No pensaba hablar de mi madre, no quería ponerme a llorar aquí mismo, así que miré en todas direcciones, buscando la calle mayor. Si la encontraba, llegaría a mi casa rápido. Bajé la cabeza para observar a Sarah, y sonreí de lado —. Tengo que irme, está empezando a hacer frío. ¿Sabes dónde queda la calle mayor?
Pregunté con frialdad, sin mostrar arrepentimiento ni lástima en mi mirada o en mi voz. Sólo una inamovible línea carnosa en mis labios, y una mirada apagada, denotando que no quería seguir hablando. Le agradecía lo que había hecho por mí, y me había gustado que me contase lo que le había pasado a su madre, incluso que llorase delante de mí. Pero yo no era tan liberal. Yo no podía, simplemente, derrumbarme. Ella tenía a su hermano si se ahogaba en la miseria. Yo no tenía a nadie.
avatar
Brighid J. Smith
Mutante
Mutante

»Nombre : Brighid Jane Smith
»Edad : Diecinueve veranos
»Celebridad : A. D.
»Mensajes : 57
»Localización : Acosando a Dáiríne
»Empleo : Bailarina en el Bar Nocturno
»Fecha de inscripción : 15/12/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: big wheels keep on turning (w/ Brighid J. Smith )

Mensaje por Sarah Harvelle el Miér Dic 21, 2011 2:25 pm

La verdad es que la idea de ganar dinero haciendo eso de bailar con poca ropa o sin ella me lo hubiese planteado si no fuese porque soy tan increíblemente torpe bailando. Necesitamos el dinero, y se gana bastante, incluso hasta podría dejar el otro trabajo y tener algo de tiempo para mí o terminar el instituto, aunque siendo realistas, eso no va a pasar. Tampoco me apetece presentarme y que me contesten lo mismo que cuando intenté apuntarme en un burdel, que parecía una versión adolescente de la puta de Monster. Dijo que si alguien se reía le petrificaba y me miró, no pude evitar reírme.
Habló de que no tenía hermanos y eso, pero que seguramente lo odiaría, que dependería del hermano.
- No, mi hermano no es perfecto, a veces le odio. Pero es mi hermano.
Cuando le pregunté sobre su familia me dijo que no podía preguntarle. No parecía estar disgustada, pero cambió de tema y no paraba de mirar hacia otros lados. Soy imbécil y he metido la pata hasta el fondo. Aunque la verdad es que también me sentía algo ofendida porque yo le había contado todo y ella a mí... bueno, no me había respondido.
Dijo que se tenía que ir y parecía estar evitándome, supongo que no volveremos a hablar. Me levanté, suspiré y miré en dirección al camino que debía seguir.
- Si sigues por ahí y giras en la primera rotonda a la derecha, caminas un par de calles y tienes la Calle Mayor.
La miré.
- Siento haberte incomodado, ha sido un placer hablar contigo.
Parecía estar molesta conmigo, así que metí la mano en la mochila y saqué una manzana, también solía llevar comida encima. Se la alcancé.
- Ten, después de haber perdido sangre necesitarás esto para llegar o puede que te desmayes.
Ese gesto hace que tenga una comida de menos, pero prefería tener un enemigo menos. Le hice un gesto de despedida y me marché por el otro lado...
avatar
Sarah Harvelle
Humano
Humano

»Nombre : Sarah Harvelle
»Edad : 18
»Celebridad : Jennifer Lawrence
»Mensajes : 117
»Edad : 24
»Localización : Ciudad Gris
»Fecha de inscripción : 17/12/2011

http://theslayingthing.net

Volver arriba Ir abajo

Re: big wheels keep on turning (w/ Brighid J. Smith )

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.