Hace unos años, un virus comenzó a recorrer las calles de una ciudad peculiar, perdida en el mundo, llamada Ciudad Gris. Una urbanización de tamaño moderado, familias típicas, días típicos (aunque muy lluviosos.) ¿Quién iba a pensar que una epidemia iba a saltar y convertir a las personas infectadas en muertos vivientes? (...)
Las poblaciones cercanas a Ciudad Gris han sido evacuadas y, las que no, tienen las mejores defensas que uno puede imaginar. Hay agentes, hay cazadores, hay científicos, hay mutantes, hay bestias... e incluso hay fantasmas.
El Gobierno ha comenzado a actuar. ¿Su próxima acción? Matar a todos los mutantes y evitar que el virus se convierta en lo que muchos temen; el fin de la humanidad.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 37 el Jue Jul 14, 2011 12:51 am.
Últimos temas
» Reinos Infinitos Afiiación normal
Dom Sep 09, 2012 2:54 am por Invitado

» Dangerous Games +18 Afiliación Normal
Jue Jun 28, 2012 6:26 pm por Invitado

» Twilight Saga Rol {Afiliación normal}
Mar Jun 26, 2012 5:58 pm por Invitado

» Saeptum Reformatory {normal}
Mar Mayo 15, 2012 10:20 pm por Invitado

» Claro de Luna (élite)
Miér Abr 25, 2012 4:45 am por Invitado

» Twilight Rol Suiza {Afiliación Élite}Un año ONLINE !!!
Mar Abr 24, 2012 12:08 am por Invitado

» Twilight Rol Suiza {Afiliación Élite}Un año ONLINE !!!
Lun Abr 23, 2012 11:55 pm por Invitado

» Age of Empires and Arts [Normal]
Jue Abr 05, 2012 6:05 pm por Invitado

» Walking Dead RPG [Elite+Normal]
Miér Feb 29, 2012 6:11 pm por Invitado

» BeauxbatonsA
Mar Feb 28, 2012 1:07 pm por QuieroAfiliación

» NEW HOGWARTS (CANNON LIBRES) ELITE
Vie Feb 24, 2012 5:06 pm por Invitado

» La Torre en el Valle Life (Normal )
Lun Feb 20, 2012 8:47 pm por Invitado

»  + Finite Incantatem à vie {Foro RPG Harry Potter -Cambio de botón-}
Jue Feb 16, 2012 12:41 pm por Invitado

» The Fame Monster {¡FAMOSOS!} ¡ACABAMOS DE ABRIR! • Normal
Dom Feb 12, 2012 4:16 pm por Invitado

» { Last Bloody Kiss} ~ Foro Rol de VK ~
Dom Feb 12, 2012 8:50 am por Invitado

» Panem Games {#} Afiliación Normal !
Sáb Feb 11, 2012 10:22 am por Invitado

» Magic Souls [Afiliacion Elite]
Vie Feb 10, 2012 7:08 pm por Invitado

» In The Shadows [Foro Recién Abierto]
Sáb Feb 04, 2012 12:22 pm por Invitado

» Sex, Drugs and Rock & Roll {+18 recien abierto~ Normal}
Sáb Feb 04, 2012 2:29 am por Invitado

» Silencius {Afiliación Normal, recién abierto, pj's libres}
Miér Feb 01, 2012 11:05 pm por Invitado








You're not on the guest list {Brighid}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

You're not on the guest list {Brighid}

Mensaje por Dáiríne W. Hayes el Vie Dic 16, 2011 7:34 pm

Era de noche y me encontraba en el hotel, frente al espejo, eligiendo mi ropa para la noche de hoy. Al ser viernes, tenía permitido ir como se me antojaba, de fiesta y no tenía que usar el uniforme reglamentario del trabajo -remera negra con el logo del bar- que a decir verdad no me hacía gracia. Me decidí por un sensillo vestido negro con un chaleco de jean junto con unos zapatos con gran taco. No es que necesitara ser más alta, pero me gustaba como me quedaban.

Me terminé de maquillar, y salií a la calle. Pedí un taxi y le ordené que me llevaran al Bar. Hacían ya más de 8 meses que trabajaba en el Bar Nocturno, el más popular y más famoso de la Ciudad Gris. Eran las ocho y media de la noche, en una hora abriría el Bar para dar lugar a que sus clientes se pudieran relajar tomando bebidas y ahí era donde entraba yo. Trabajaba como barman, sirviendo tragos a diestra y siniestra. Tenía suerte de ser ágil y poder hacer piruetas de esa manera conseguía propinas que se irían directamente a sus ahorros.

Ya era hora de abrir, hacía rato estaba acomodando las botellas y vasos para servir con rapidez a lo largo de la noche. Así como iba armando tragos, la gente iba llegando, pidiendo cosas y relajandose. Algunos de ellos intentaban coquetear conmigo, y como siempre, me quedaba con una sonrisa sobre mis labios. Otros, tan solo querían hablar, contar sus problemas, sus vivencias y yo, les escuchaba atentamente, sin dejar nunca de agitar la coctelera.


Última edición por Dáiríne W. Hayes el Lun Dic 19, 2011 12:49 am, editado 1 vez
avatar
Dáiríne W. Hayes
Mutante
Mutante

»Nombre : Daírine Winter Hayes
»Edad : 20 años.
»Celebridad : Cintia Dicker
»Mensajes : 60
»Localización : Ciudad Gris
»Empleo : Barman en el Bar Nocturno
»Fecha de inscripción : 15/12/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: You're not on the guest list {Brighid}

Mensaje por Brighid J. Smith el Dom Dic 18, 2011 12:24 am

Miré mi reloj. Estaba en el umbral del inicio de mi espectáculo. Hacía ocho meses que trabajaba en el bar, entré conjuntamente con Dáiríne, las cuales en ese periodo ya éramos conocidas, y juntas pedimos el empleo. Y empezamos como barman y camarera. Yo era la camarera. La que iba mesa tras mesa, aguantando las miradas de los hombres y mujeres, soportando todo tipo de palabras necias. Pero hacía poco más de una semana que el dueño del Bar me había comunicado que iniciarían un nuevo espectáculo de danza. En realidad no era un espectáculo en sí: en un enorme escenario con forma de pieza de tetris (_|_) se situaría la bailarina. Justo en la pasarela central se disponía una barra de acero donde la chica se contonaría, se subiría y resbalaría por ella. Lo que venía siendo una stripper, pero sin desnudarse, sólo con ropa interior, y los adornos que una eligiese. Preguntaron si alguien se quería lanzar, puesto que salía más barato pagar los mismos sueldos que añadir uno más a la lista, y tras un par de pruebas me aceptaron. Pagaban un 5% más del sueldo, así que era casi imposible negarse. Lo único que pedían mucha felixibilidad, y eso lo tenía de serie.
Así que ahí estaba yo, en la escalera oculta tras el escenario, vestida con largas medias de rejilla, con unos tacones negros que estilizaban mis piernas, un culotte oscuro y un sujetador negro bajo un top también de rejilla. El pelo lo tenía como siempre, suelto, a media melena, con mi rostro lleno de base, que parecía una vampira, con sombra de ojos muy oscura, y rimel igual de oscuro. Decían que así parecería más enigmática. Y para colmo me pusieron lápiz labial rojo intenso. Estaba hecha toda una puta esa noche. Pero la idea de cobrar un plus por hacer sólo eso durante las noches era muy atractiva. Así que cuando la voz resonó en el Bar pidiendo atención, me preparé. Y cuando se abrió el telón y me llamaron, salí de la oscuridad para posarme bajo la luz del foco y contonearme por el escenario; andar a gatas por la pasarela y frotarme contra la barra de acero.

Tras casi cuarenta minutos moviéndome, y ya sin el top de rejilla y muchas propinas en el elástico del culotte, me despidió la voz magnética y cerraron el telón. Resoplé con asco, saqué mis propinas y las conté. Era la mitad de mi sueldo. Junto a las propinas el sueldo base se disparaba. Lo malo es que debía dar un 10% al bar. Pero tampoco estaba tan mal.
Me cambié de ropa en el vestuario. Me quité todo el maquillaje, dejándome sólo el rimel y el contorno de ojos. Volvía a ser yo. Me puse mi camiseta de tirantes negra ajustada, me subí un poco el pecho y me puse mis vaqueros para ir a la barra y ver a mi pelirroja. Una sonrisa se pintó en mis labios algo rojos todavía al pensar en ella, y casi a saltos salí de los escondrijos del bar para llegar al Bar en sí. Caminé hacia la barra, donde solía estar siempre ella. Y ahí estaba, acosada por un imbécil guaperas.
— Si quieres seguir manteniendo la polla entre tus piernas, largo — Le susurré al chico justo cuando Dáiríne se giró para servirle una copa, y asustado dejó el asiento libre. Me senté y Dai se giró para entregarle la copa a alguien que ya había huído —. Hola, guapa. ¿Qué te ha parecido mi espectáculo?
Murmuré irónica mientras me inclinaba un poco, dejando mi culo respingón a la vista de todos los babosos del bar y acercando mi rostro hacia la pelirroja, posando un pequeño beso en la punta de sus labios. Cuando me separé, la amplia sonrisa delataba mi felicidad. Cogí la copa que había servido para el muchacho y me la bebí de un trago para hacer después una mueca. Whisky. Odiaba el whisky así tan duro. Era una bebida para viejos.
avatar
Brighid J. Smith
Mutante
Mutante

»Nombre : Brighid Jane Smith
»Edad : Diecinueve veranos
»Celebridad : A. D.
»Mensajes : 57
»Localización : Acosando a Dáiríne
»Empleo : Bailarina en el Bar Nocturno
»Fecha de inscripción : 15/12/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: You're not on the guest list {Brighid}

Mensaje por Dáiríne W. Hayes el Dom Dic 18, 2011 10:57 pm

Mientras la horas pasaban, la noche se iba profundizando más y más. Cada vez se podía ver más gente, pidiendo tragos, a mis compañeros y a mi, bailando en la pequeña pista que había en un salón aparte o simplemente mirando a Brighid bailar sensualmente en aquel caño. A decir verdad, era una de las partes de la noche que más me gustaban. Ver a mi amiga contornearse contra el palo de acero, moviendo sensualmente su cuerpo al ritmo de la música, a veces, hasta haciendo algunas piruetas en el aire, endemoniadamente eróticas. Además, también me provocaba placer ver como los hombres suspiraban por ella, querían más y le entregaban su dinero como propina por ser tan sensual.

Sin embargo no podía observarla como tanto me hubiera gustado. Tenía pedidos que atender, ser seductora por mi cuenta y conseguirme algunas propinas por eso. El sueldo no era lo suficientemente alto como para poder comprarme un pequeño departamento, pero sí alcanzaba para alquilar un cuarto de hotel de dos estrellas. No estaba del todo mal, me encantaría poder tener un lugar a mi nombre, propio, en el que no tenga que ocultar mis cosas, ni evitar usar mi poder por miedo a que sospechen. Pero por el momento éste era el mejor trabajo que podía conseguir, y para mantenerlo, debía ser agradable, coqueta y parecer interesada en la clientela.

No fue mucho después de que el show de Brid terminara, que la veo acercarse a la barra, con un atuendo mucho menos revelador, pero sin dejar de ser sexy. Me giro a servir el trago en un vaso y cuando me vuelvo, la veo acercarse peligrosamente al oído de uno de los hombres que intentaban ligar conmigo y éste salió casi disparando de su asiento. Seguramente lo que haya dicho Brighid estaría relacionado con la pérdida de algún miembro de su cuerpo, y estaba segura que ese miembro era uno que los hombres apreciaban mucho. Le doy el trago a ella, mirandola con una sonrisa en mis labios.- Ya sabes lo que pienso de tus espectáculos, linda. - digo aceptando su sello de labios. Me gustaba aquella espontáneidad que tenía, al siempre sorprenderme con sus acciones.

- Eres tonta. No te gusta el whisky. Deja que te preparo algo que sí te guste - le ofrezco tras ver su cara de asco al tomar esa bebida. Yo tampoco entendía la gente que disfrutaba con aquella amarga sensación de ardor que te dejaba en la garganta. Yo prefería tragos más suaves, con sabores más dulces. Y así sabía que también le gustaban a Bri. - En no menos de 20 minutos termina mi turno, si quieres nos vamos al VIP- digo casi gritando mientras le preparaba un mojito. Quizá allí podríamos hablar con más calma y la música no sería tan fuerte.
avatar
Dáiríne W. Hayes
Mutante
Mutante

»Nombre : Daírine Winter Hayes
»Edad : 20 años.
»Celebridad : Cintia Dicker
»Mensajes : 60
»Localización : Ciudad Gris
»Empleo : Barman en el Bar Nocturno
»Fecha de inscripción : 15/12/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: You're not on the guest list {Brighid}

Mensaje por Brighid J. Smith el Dom Dic 18, 2011 11:40 pm

Acepté el trago que me ofrecía, y mientras lo preparaba tabaleé mis dedos contra la barra pegajosa de alcohol. Observé la espalda de Dái, e incliné un poco mi cuerpo para observar su trasero, sonriendo pícaramente, recordando que esas nalgas podían ser mías cada noche. Las podía acariciar, besar, apretar e incluso azotar si ella lo quería. Eran mías y de nadie más, y adoraba saberlo. Suspiré con cansancio mientras la música sonaba fuerte, se abría de nuevo la pista de baile y la gente olvidaba mi show y se iban a bailar. Lo prefería así. Además, así vestida, nadie me reconocería. Sobretodo porque en el espectáculo llevaba el pelo generalmente recogido, para que no se me liase en la barra, ni en un movimiento, e hiciese el ridículo como me había pasado en las pruebas previas, donde me había caído de la barra por engancharme el pelo en la mano al deslizarme. El golpe fue horrible, pero por suerte no fue nada grave, y me sirvió para aprender la lección.
— ¡¿Al VIP?! — Pregunté en gritos también, pues la música resonaba por todo el local demasiado fuerte. Hoy el VIP estaba cerrado, al ser viernes. Siempre lo abrían sábados y domingos, para la gente "especial", los que no tenían que ir al día siguiente a trabajar porque tenían el dinero suficiente. Aunque ahora sólo iban los que eran amigos del dueño del bar, y en el VIP las copas eran casi gratis, y, para mi desgracia, tendría que hacer shows ahí. Aunque rezaba para que si esos deseaban sexo, llamasen a una prostituta, pues no pensaba arrastrarme así por un poco más de dinero —. ¡Vale! ¡Pues te veo ahí! ¡Me voy a quedar sorda, no sé cómo lo aguantas!
Le grité mientras me servía el mojito. Cojí la pajita y removí un poco el cocktail para que se mezclara el alcohol con los cítricos. Como despedida me subí un poco a las barras del taburete en el que me había sentado y me incliné hacia la pelirroja, agarrándola de la nuca y atrayéndola hacia mí para darle otro beso, este un poco más largo, más apasionado, más salvaje. Más yo. Mi lengua acarició un poco la suya y cuando sentí ese hormigueo en el vientre me separé. Eso significaba o que me bajaba la regla, o que tenía ganas de "juerga", y quería pararlo a tiempo. Saboreé el dulce cálido que era su saliva en mis labios y dibujé una sonrisita mientras me llevaba la pajita a la boca y sorbía un poco, saboreando el mojito. Le guiñé un ojo como signo de aprobación, estaba delicioso.
— Con ese beso seguro que tienes más propinas. ¡Te veo en veinte minutos!
Me despedí con un beso al aire y bajé del taburete, yendo hacia las escaleras que subían a la zona VIP. Unas escaleras que, oficialmente, conducían al cielo.

Al entrar en la planta superior, la zona VIP, la música era tapada por las paredes acolchadas, casi ni se oía el ritmo de las pistas. Aquí había una propia mesa de mezclas, con un DJ que sólo trabajaba esos fines de semana y exclusivamente para esta zona. Además de esa mesa de mezclas, situada en una esquina y envuelta por cristales, habían dos escenarios pequeños, redondos y con las barras de acero típicas -ahí bailaría yo mañana-, una barra de bar privada, y todos los asientos eran sofás realmente cómodos que envolvían mesas de cristal.
Le di otro sorbo al mojito y cogí una revista de moda que había en el revistero, y me senté en un sofá largo, descalzándome con mis propios pies mientras abría la revista con una mano y sujetaba mi bebida con la otra. Era muy habilidosa en ese sentido.
Me retiré el calzado y me estiré en el sofá, con la revista delante y el mojito a un lado de mi cabeza, con la pajita apoyada en mis labios. Cogí un cojín y me lo acomodé detrás de la cabeza, y me puse a ojear la revista, observando a las modelos con sus pechos, sus sonrisas, sus cuerpos perfectos y sus peinados increíbles. Rodé los ojos, algo asqueada por su perfección, y le di un sorbito al mojito mientras buscaba la sección masculina. Ahí siempre salían sin camiseta.
— ¡Bingo! — Susurré al ver al primer chico sin camiseta, marcando un cuerpo diez, de dios, un pecho apolíneo y un rostro marcado y masculino. Simplemente perfecto. Miré el reloj, llevaba aquí unos tres minutos. Tenía diecisiete minutos. Cogí el mojito, lo dejé en la mesa, me levanté y eché el pestillo a la puerta —. Tendrás que esperar, pelirroja.
Le susurré a la puerta y corrí al sofá. Me tumbé y me puse la revista a un lado, mientras mi mano derecha desabrochaba un botón de mi pantalón y luego me bajaba la cremallera, para esconderse bajo la prenda vaquera, penetrando la tela elástica del culotte y acariciándome a mí misma, observando esas revistas de modelos. Parecía una niñata de nuevo, y me encantaba. Curvé un poco mi espalda, entrecerré mis ojos y moví un poco más rápido mi mano, entreabriendo mis labios y exhalando ese aire excitado que escapaba de mis pulmones. Apreté el cuero del sofá, mientras me mordía el labio inferior y en mi mente se dibujaba el rostro de Dáiríne una y otra vez. Su rostro, su sonrisa, sus curvas, sus pechos desnudo, y el sonido increíble de sus gemidos tras el orgasmo. La revista cayó al suelo, y me quedé sola en el sofá, tocándome, pensando en mi pelirroja y rezando para que pudiese haber acabado cuando Dái intentase abrir la puerta y se la encontrase cerrada.
avatar
Brighid J. Smith
Mutante
Mutante

»Nombre : Brighid Jane Smith
»Edad : Diecinueve veranos
»Celebridad : A. D.
»Mensajes : 57
»Localización : Acosando a Dáiríne
»Empleo : Bailarina en el Bar Nocturno
»Fecha de inscripción : 15/12/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: You're not on the guest list {Brighid}

Mensaje por Dáiríne W. Hayes el Lun Dic 19, 2011 12:42 am

En cuanto le entregué el trago a Brighid, noté que su cuerpo estaba más inclinado sobre la barra, como si quisiera meter mano por dentro y robarse alguna botella. Pero no parecía tener el brazo estirado ni con intenciones de sacar algo de adentro. Ignoré aquello y me concentré en observar su cabello suelto, con ondas, rubio y en un costado rapado. Podía sonreir al recordar esa tarde en la que las dos estabamos bastante alcoholizadas y me pidió que le corte el pelo. Tuvo suerte de que no le haya cortado el largo y tan solo un cuarto de su cabeza. Al principio casi que me quería matar, pero luego, con mis falsos encantos de estilista, se lo acomodé para que lo llevara con su personalidad. Y desde entonces, que se lo sigue recortando cuando le crece más de 5 centímetros.

Volviendo al presente, escuché que me hablaba por encima de la música. No distinguía muy bien lo que quería decir, ni tampoco era buena leyendo labios. Sólo noté que decía algo de "VIP" y "sorda". Sin importar lo que dijera, simplemente asentí con la cabeza y le hice un ademán con la mano que tenía libre para darle la razón. La otra mano la tenía ocupada recibiendo el dinero de uno de los clientes que estaban junto a su amiga. Sin embargo, cuando se inclinó sobre la barra y me acercó a su boca empujandome la nuca, dejé caer el dinero y le respondí el beso, dejandome llevar por sus movimientos y su lengua, que quería adentrarse en mi boca. Llevé ambas manos a su cabello, estrujandolo contra mi, a pesar de estar en una posición incómoda, de puntitas de pie y con una barra de por medio, podía disfrutar de aquel encuentro de bocas. Sin embargo fue ella la que detuvo el beso y se alejó con su mojito hacia el sector VIP, dejandome con una sonrisa estúpida. - Estaré allí - le prometo.

Y en cuanto a las propinas, tenía razón. Los clientes dejaron de pedirles a mis compañeros bebidas para pedirme a mi. Si tan solo aquella hubiera sabido que al darme ese beso me haría tardar más tiempo en subir al VIP. Pero no me importaba, aquel momento había servido para alegrarme la noche en un cuarenta porciento. Ya habían pasado los veinte minutos del fin de mi turno, pero me quedé unos cinco minutos más para terminar de servir los últimos tragos de la noche y prepararme uno para mi. Un mojito, igual que ella. Tomé mi cartera y chaleco que descansaban sobre un sector oculto para los Barmans y me dirigí al VIP.

Al llegar encontré la puerta cerrada, con la placa dorada que rezaba "Very Important People Only". ¿Estaría Bri aquí adentro? Si era así, entonces ¿por qué estaba cerrado? Me acerqué y descansé mi oreja sobre la puerta, para ver si lograba escuchar alguna voz. Pero lo que escuché no fueron voces, si no jadeos, algún que otro gemido. Golpeé la puerta con fuerza, tres veces, para que me abrieran. Si era Bri la de adentro, me tendría que explicar que estaba haciendo. Y si llegaba a ser una pareja libinidosa, tendrían problemas con el dueño del bar. - EL VIP NO ES PARA TENER SEXO - anuncié con enfado. El baño era lo bastante limpio como para que lo hagan allí.
avatar
Dáiríne W. Hayes
Mutante
Mutante

»Nombre : Daírine Winter Hayes
»Edad : 20 años.
»Celebridad : Cintia Dicker
»Mensajes : 60
»Localización : Ciudad Gris
»Empleo : Barman en el Bar Nocturno
»Fecha de inscripción : 15/12/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: You're not on the guest list {Brighid}

Mensaje por Brighid J. Smith el Lun Dic 19, 2011 1:19 am

Pasaron más de veinte minutos. Más de media hora. Casi cuarenta y cinco minutos hasta que noté como el momento se acercaba. No sabía porqué Dái había tardado tanto, pero lo agradecía, me había dejado tiempo para terminar como Dios manda. Mordí el cojín para no gritar de placer, golpeé un par de veces el cuero del sillón y cuando el orgasmo sacudió mi cuerpo como un seguido de latigazos de seda, todo se nubló a mi alrededor y caí al suelo. Había rodado por el sofá hasta caer en la alfombra suave y esponjosa de la zona VIP. Bocabajo, respirando fuertemente contra la moqueta, sintiendo como todo empezaba a recobrar una forma líneal y firme, dejando a un lado la visión borrosa y los fríos sudores en mi espalda ya empapada por culpa de la excitación y el cuerpo del sofá. Me permití el lujo de estar ahí unos segundos antes de levantarme del suelo y abrocharme el pantalón, subiéndome la bragueta y restregando mi mano húmeda contra la tela de mi vaquera, limpiándome como pude. La voz enfadada de la pelirroja, al otro lado de la puerta, me hizo reír y saqué el pestillo, toda colorada, con el cabello revuelto y la ropa pegada al cuerpo, empapada de sudor. No me vendría mal una ducha, pero en esta zona lo más que había era un jacuzzi, y ni yo tenía la llave que daba a esa habitación tan privada y exclusiva. Suspiré un poco mientras finalmente abrí la puerta para encontrarme con la mirada autoritaria de Dáiríne. Solté una carcajada que fue acolchada por el ruido de la música de la planta de abajo, y dejé pasar a la pelirroja.
— ¿Por qué cuando una mujer guapa y sensual como yo, cuando jadea, tiene que ser por un hombre? ¿No me crees capaz de autosatisfacerme? Si logro que tú alcances el cielo, ¿qué no podré conseguir conmigo misma?
Solté otra carcajada, pero esta sonó más fuerte puesto que mi amiga entró dentro del cuarto y cerré la puerta, sellando de nuevo el sonido de la música y ampliando el de mi risa. Me acerqué lentamente a la pelirroja, pasando por su lado, y acariciando su cabello, llevándome conmigo un mechón que acabé soltando, recogiendo el aroma del alcohol que se había impregnado en su cabello y piel. Lo aspiré de mis propios dedos mientras me acuclillaba para recoger la revista y lanzarla contra el revistero, para después sentarme en el sofá, algo hundido y más caliente de lo normal. Alcé mis cejas al mirar a Dái, y me incliné para agarrar mi mojito, llevándome la pajita a la boca y sorbiendo un largo trago, mientras mi mirada seguía fija en la pelirroja. ¿Se habría enfadado de verdad por haber pasado un rato divertido yo sola? ¿O era por el sitio que había escogido para hacerlo? Como fuere, no quería ver a la pelirroja molesta conmigo, la quería a mi lado, besándome, acariciándome y recordándome porqué era ella la que me perseguía en sueños noche tras noche, aún cuando dormía a mi lado, y sólo precisaba de abrir mis ojos para encontrarla tubada a mi lado, con su rostro angelical recubierto de esas pequeñas pecas que le daban un aire más dulce y aniñado a su rostro ya de por sí hermoso.
— Ven aquí, idiota, y siéntate conmigo. Te echaba de menos... hacía por lo menos cuatro noches que no te veía — Y era cierto, la verdad es que desde el lunes por la noche que no la abrazaba para dormir. La pelirroja se había vuelto mi peluche particular, la necesitaba achuchar por las noches para poder descansar. Y había tenido que soportar estar toda la semana sin ella, abrazando una almohada fría y estéril —. Siento lo de hace un rato. No sé... me apetecía; no había nadie y... — Solté una sonora carcajada al recordar su grito. Sonaba realmente el grito de una cuernuda, o de una celosa patológica —. ¿No te habrás puesto celosa al pensar que podía estar con alguien, no? Venga, Dái, sabes perfectamente que me has embrujado. Estás día y noche en mi cabeza. ¿En quién te crees que pensaba cuando me "autocomplacía"? Eres una jodida garrapata. Te me has metido en la cabeza y no quieres salir.
Me mordí el labio inferior, pues mis confesiones de sentimientos se habían vuelto un poco monótonas las últimas semanas, siempre solía decir lo mismo, y pensaba que un día Dái se cansaría de oír siempre lo mismo y me daría una patada. ¿Quién quiere oír cada día a una rubia estúpida lo mucho que te quiere y lo maldita que has sido al meterse en su cabeza? Nadie. O por lo menos, nadie durante mucho tiempo. Me llevé el mojito a la boca una vez más, sorbí un poco por la pajita negra, y dejé el líquido en mi boca, saboreándolo, deleitándome con el cocktail que Dái me había preparado sólo para mí.
avatar
Brighid J. Smith
Mutante
Mutante

»Nombre : Brighid Jane Smith
»Edad : Diecinueve veranos
»Celebridad : A. D.
»Mensajes : 57
»Localización : Acosando a Dáiríne
»Empleo : Bailarina en el Bar Nocturno
»Fecha de inscripción : 15/12/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: You're not on the guest list {Brighid}

Mensaje por Dáiríne W. Hayes el Lun Dic 19, 2011 3:38 am

De mi cartera que tenía colgada en el hombro derecho, tomé el reloj pulsera que solía llevar siempre, exceptuando cuando trabajaba. Tenía esa estúpida costumbre, más bien manía, de no querer ver la hora cuando trabajaba. Si estaba constantemente consciente de la hora, las cosas me salían mal y no era redituable para mi trabajo. Pero ya había terminado, así que volví a situarmelo en mi muñeca. Eran las 4.34. Verdaderamente el tiempo habría transcurrido a una velocidad sorpresiva, y seguía transcurriendo mientras golpeaba la puerta del salón VIP. - YA. ABRAN, MIERDA!! - seguía gritando mientras mi voz se perdía con la de la música de la pista. Odiaba que me dejen esperando, y mucho más cuando sabía que cosas inapropiadas estaban sucediendo dentro. No es que fuera muy aplicada, pero eran ciertas manías con las que tenía que soportar a diario.

Con mi puño en alto, a punto de volver a llamar a la puerta, ésta se abre, dejandome ver a una alterada, risueña y sudada? Brighid dentro. - ¿De qué te ries? - digo con un poco de enfado en mi voz. Encima de que se encerraba sola, se reía de mi. Sin embargo, no estaba tan segura de que estuviera sola, por lo que heché una rápida mirada a todo el cuarto, buscando a alguien que finalmente ella me diría que no hay. Estaba sola. Tocándose. - Eres una puerca. - digo con un tinte de risa en mi voz. Lo cierto es que un poco me causaba gracia. La enviaba a esperarme en el salón VIP y sólo se le ocurría tocarse. Y por lo visto en la revista con una sección llamada "10 hombres sexies de la temporada".

De todas formas, estaba acostumbrada a ese tipo de actitud por parte de ella. Era un saco de hormonas, con ganas de descargar toda su tensión de esa manera. Y tenía la manía de querer hacerlo conmigo. Y casi nunca me negaba a ello, a pesar de que la quería, y mucho, no sabría decir si estaba preparada para una relación con ella. Más que nada porque me gustaban principalmente los hombres, y las mujeres eran una simple diversión.

Se dirigió al sillón y tomó asiento, invitandome a que también lo hiciera junto a ella. Estaba caliente y sudoroso. De no haber sabido que era simplemente su sudor, habría dado un salto y saldría corriendo a higienizarme en el baño, pero sabía que era de ella, no me molestaba. - Lo sé, pero no te preocupes, estoy ahorrando dinero para quizá comprar un departamento, pequeño, en la ciudad. Espero tener suerte y conseguirlo pronto. - le digo intentando compensar el no habernos visto por tanto tiempo. Había algo en aquella situación que no me hacía sentir cómoda. Y fue cuando ella abrió su boca que entendí que era aquello que me incomodaba. Yo sabía que sentía cosas por mi y yo también las siento por ella, pero creo que ella no sabía marcar el límite.

- Bri, escuchame. Yo te quiero, muchísimo. Eres mi mejor amiga y me gusta que tengamos estos encuentros ocasionales, pero no creo que haya algo más que eso. - intenté sonar lo más comprensiva posible, quería hacerle entender que lo nuestro era simplemente diversión. Yo no sentía nada más que un cariño tremendo de amiga y una atracción que terminaban en revolcones ocasionales. - Pero ey, no quiere decir que no podamos seguir divirtiendonos. - le digo enseñándole mis dientes en una sonrisa, antes de besarla dulcemente.
avatar
Dáiríne W. Hayes
Mutante
Mutante

»Nombre : Daírine Winter Hayes
»Edad : 20 años.
»Celebridad : Cintia Dicker
»Mensajes : 60
»Localización : Ciudad Gris
»Empleo : Barman en el Bar Nocturno
»Fecha de inscripción : 15/12/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: You're not on the guest list {Brighid}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.