Hace unos años, un virus comenzó a recorrer las calles de una ciudad peculiar, perdida en el mundo, llamada Ciudad Gris. Una urbanización de tamaño moderado, familias típicas, días típicos (aunque muy lluviosos.) ¿Quién iba a pensar que una epidemia iba a saltar y convertir a las personas infectadas en muertos vivientes? (...)
Las poblaciones cercanas a Ciudad Gris han sido evacuadas y, las que no, tienen las mejores defensas que uno puede imaginar. Hay agentes, hay cazadores, hay científicos, hay mutantes, hay bestias... e incluso hay fantasmas.
El Gobierno ha comenzado a actuar. ¿Su próxima acción? Matar a todos los mutantes y evitar que el virus se convierta en lo que muchos temen; el fin de la humanidad.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 37 el Jue Jul 14, 2011 12:51 am.
Últimos temas
» Reinos Infinitos Afiiación normal
Dom Sep 09, 2012 2:54 am por Invitado

» Dangerous Games +18 Afiliación Normal
Jue Jun 28, 2012 6:26 pm por Invitado

» Twilight Saga Rol {Afiliación normal}
Mar Jun 26, 2012 5:58 pm por Invitado

» Saeptum Reformatory {normal}
Mar Mayo 15, 2012 10:20 pm por Invitado

» Claro de Luna (élite)
Miér Abr 25, 2012 4:45 am por Invitado

» Twilight Rol Suiza {Afiliación Élite}Un año ONLINE !!!
Mar Abr 24, 2012 12:08 am por Invitado

» Twilight Rol Suiza {Afiliación Élite}Un año ONLINE !!!
Lun Abr 23, 2012 11:55 pm por Invitado

» Age of Empires and Arts [Normal]
Jue Abr 05, 2012 6:05 pm por Invitado

» Walking Dead RPG [Elite+Normal]
Miér Feb 29, 2012 6:11 pm por Invitado

» BeauxbatonsA
Mar Feb 28, 2012 1:07 pm por QuieroAfiliación

» NEW HOGWARTS (CANNON LIBRES) ELITE
Vie Feb 24, 2012 5:06 pm por Invitado

» La Torre en el Valle Life (Normal )
Lun Feb 20, 2012 8:47 pm por Invitado

»  + Finite Incantatem à vie {Foro RPG Harry Potter -Cambio de botón-}
Jue Feb 16, 2012 12:41 pm por Invitado

» The Fame Monster {¡FAMOSOS!} ¡ACABAMOS DE ABRIR! • Normal
Dom Feb 12, 2012 4:16 pm por Invitado

» { Last Bloody Kiss} ~ Foro Rol de VK ~
Dom Feb 12, 2012 8:50 am por Invitado

» Panem Games {#} Afiliación Normal !
Sáb Feb 11, 2012 10:22 am por Invitado

» Magic Souls [Afiliacion Elite]
Vie Feb 10, 2012 7:08 pm por Invitado

» In The Shadows [Foro Recién Abierto]
Sáb Feb 04, 2012 12:22 pm por Invitado

» Sex, Drugs and Rock & Roll {+18 recien abierto~ Normal}
Sáb Feb 04, 2012 2:29 am por Invitado

» Silencius {Afiliación Normal, recién abierto, pj's libres}
Miér Feb 01, 2012 11:05 pm por Invitado








Are you lonesome tonight? ~ {Cora}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Are you lonesome tonight? ~ {Cora}

Mensaje por Kiefer H. Volker el Lun Nov 07, 2011 11:36 pm

La gente no cumplía años todos los días. Eso es lo que su madre siempre diría cuando algún miembro estaba de festejo y los demás querían simplemente dejar que pasara desapercibido. Su madre se sentaría frente a sus tres chicos, justo delante de la chimenea, y los observaría con ese tipo de miradas que no dejan lugar a segundas opiniones. Y por más pragmático que fuera Kiefer respecto a los significados que las miradas tenían, hasta él no podía negar que las miradas de su madre eran algo especial. No es que temiera de ellas, por supuesto, es que simplemente... bueno, prefería no recibirlas.

Aquél día {7 de Noviembre, sí señor}, no cumplía años cualquier persona. Cumplía años la chica que en ese momento ocupaba buenas partes de sus sentimientos y torcía su estómago en un nudo. Pero no de una mala manera. Aunque en las verdaderas operaciones quirúrgicas, según sabía él, el estómago o los intestinos torcidos no eran tan agradables como su mente lo expresaba {y eso tenía poco que ver con su mente, porque en realidad cualquier cosa que incluyera a Cora con el pensamiento, era agradable para Kiefer}. Así que sí, era un día con mucho movimiento. Debía preparara una sorpresa para ella, y debía ser buena.

Habría mentido de haber dicho que no había tenido ayuda. En realidad él solo había surgido con la idea de hacer una sorpresa para Cora, y Liza junto con Ariadne habían preparado una cena romántica en menos de lo que dura un suspiro. Él, por supuesto, lo había rechazado, porque se ponía bastante incómodo en las cenas románticas, y no quería pasar la noche sonrojado frente a Cora. Así que solo había aceptado la ayuda de Liza {y había besado la mejilla de Ariadne para hacerle saber que aun así la quería}, y había logrado que Cora estuviera en casa a la hora que él saliera de la agencia. Así que mientras bajaba del taxi frente a casa de las O'Brien, Liza ya lo esperaba con la puerta abierta, y un dedo sobre los labios para hacerle saber que guardara silencio. Nunca había sabido el por qué de que un dedo en los labios significara eso, pero comprendía que debía obedecer.

Mientras la menor de las O'Brien observaba que su hermana mayor no los descubriera, él acomodó el pequeño pastel sobre la mesa del comedor, y comenzó a encender velas. Antes de que siquiera hubiese terminado, escuchó las instrucciones de Liza:
1) Aguarda aquí, ella probablemente saldrá a la cocina.
2) No rompan nada.
3) No le digas que yo te ayude en ésto, y dile que dormiré en casa de una amiga.
4) Debes dejar organizar la boda.

Aunque esa última lo había sonrojado un poco más de lo que le habría gustado. Pero simplemente había asentido. Él no era particularmente bueno organizando nada. Así que se sentó con infinita paciencia en la silla del comedor frente al pastel, con la mirada fija en la entrada de la cocina, mientras Liza le guiñaba un ojo desde la puerta, y desparecía tras ella.

Estaba más nervioso de lo que había estado en su vida entera.
avatar
Kiefer H. Volker
Agente
Agente

»Nombre : Kiefer Hahn Volker.
»Edad : 25.
»Celebridad : Matthew Gray Gubler.
»Mensajes : 303
»Localización : The middle of nowhere.
»Empleo : Agente de Gobierno, señor.
»Fecha de inscripción : 11/08/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Are you lonesome tonight? ~ {Cora}

Mensaje por Cora O'Brien el Mar Nov 08, 2011 8:08 pm

Sus cumpleaños nunca eran nada del otro mundo. Sí, cuando era pequeña {y su padre no se había vuelto un, uhm, adicto al trabajo} solían salir de la ciudad aunque fuera un día laboral y no regresaban a casa hasta que ella y Liza estuvieran dormidas en el asiento trasero y misteri0samente terminaran en sus camas; pero mientras los años progresaron {y Liza terminó en un internado} sus cumpleaños empezaron a volverse menos y menos importantes para ella. Lo más que podría hacer ese día era terminar en alguna cafetería con un pedazo de pastel de la temporada, una taza de café, un libro y esperando la llamada de su hermana cuando lograba convencer a su director que no, ésta no era otra mentira o broma de la señorita O'Brien y sí, su hermana cumplía años una vez cada 7 de Noviembre.

Podrías pensar que todo lo anterior la habría dejado pensando que sus cumpleaños eran un asco y odiando la fecha, pero no era así. Además de que no le parecía muy coherente tenerle desagrado a su fecha de nacimiento, cuando creció y luego aprendió que compartía su cumpleaños con Marie Curie, se sintió halagada y decidió que era asombrosa. No, no estaba diciendo que ella terminaría siendo tan importante para la humanidad y haría un gran aporte, pero sí que no había forma que iba a desaprovechar todos sus cumpleaños quejándose de cómo los anteriores habían sido no importantes para ella. Y es así como terminó en casa temprano el día de su cumpleaños sin realmente entender mucho.

Hasta el momento -y por lo que había entendido-, Liza había logrado que saliera unas horas antes de lo que le tocaba porque tenía algo planeado y no pensaba decirle más al respecto. Ella sólo había suspirado y asentido una vez que su hermana menor la jaló del brazo y le dijo que no saliera hasta que escuchara que la puerta principal estaba siendo tirada de un portazo. Cuando trató de formular una de las tantas preguntas que tenía, Liza simplemente negó con la cabeza, le dijo que luego le agradecería y le besó la mejilla antes de dejarla confundida y esperando en su habitación. Como siempre la dejaba su hermana, si lo pensaba bien.

Suspiró mientras se quitó su bata y se sentó en su cama. No tenía idea de cuánto la sorpresa de Liza se iba a tardar, así que trató de llamar a Ariadne para averiguar si ella sabía algo al respecto. Aunque luego de la cuarta vez tratando de comunicarse con ella, se dio por vencida y empezó a trabajar en las posibilidades de lo que le esperaba en su sala de estar, la cocina, la entrada, el pasillo o el comedor.

Si conocía aunque fuera un poco a Liza, probablemente podía estar segura de lo siguiente:
1) No estaba trabajando sola. {No solo su hermana tenía problemas concentrándose en algo a la vez porque se aburría luego de poco tiempo, sino que terminaría abrumada por todo y decidiría dejarlo atrás como si nunca hubiera pensado en ello. Lo que parecía no aplicarse en esa situación.}

2) Había secuestrado a Ariadne. {Vale, tal vez estaba exagerando con ésto; pero le gustaba pensar que era la única respuesta lógica por la cual ella no le respondería su teléfono en su cumpleaños.}

Y uh, ese era el fin de la lista. Nunca podía hacerse muchas ideas de los planes de Liza porque, como nunca eran algo muy concretos, siempre adivinaba mal y al decirle lo que pensó que iba a ocurrir sólo le daba ideas y no, no necesitaba que ella se metiera en {más} problemas en éste momento.

Pensó en dormir un rato cuando escuchó que alguien ¿tiró de la emoción? ¿salió? ¿entró? por la puerta principal y decidió que ese era su llamado, o lo que fuera que le avisaba que debía salir de su escondite. Salió de su habitación y tomó el atajo por la cocina mientras terminaba de leer una carta que había recibido en el trabajo.

—Liza, ¿ya planeas decirme qué está ocurriendo?

Cuando no escuchó la respuesta de su hermana, frunció el ceño y dejó la carta en la mesa cerca del microondas. De acuerdo, hay demasiado silencio. Respiró hondo tratando de calmar los nervios que por alguna razón habían aparecido y se posicionó lentamente en la entrada de la cocina. Trató de acercarse con silencio y tratando de no causar mucho ruido, aunque una vez que vio quién la estaba esperando en el comedor, sonrió ampliamente y empezó a acercarse a él sin preocuparse mucho del sonido que sus tacones hacían.

—Kief, ¿qué haces aquí?

Era una pregunta estúpida y con respuesta obvia, pero fue lo primero que se le ocurrió. (Aunque no, no se arrepentía de haberlo dicho.)
avatar
Cora O'Brien
Científico
Científico

»Nombre : Cora O'Brien
»Celebridad : Gemma Arterton
»Mensajes : 372
»Edad : 25
»Localización : Ciudad Gris.
»Empleo : Científica.
»Fecha de inscripción : 27/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Are you lonesome tonight? ~ {Cora}

Mensaje por Kiefer H. Volker el Mar Nov 08, 2011 10:09 pm

En ese momento, Kiefer habría deseado tener un libro consigo. Porque después de los nervios venían los inicios de aburrimiento, y posteriormente los nervios regresaban en mayor proporción. Lo cual no era bueno, porque ni siquiera podía medir su cantidad de nervios, ya que éstos no tenían una unidad especial. Aunque bien podrían haber sido medidos en latidos del corazon y temperatura corporal, aun tendría que inventar un nombre para ello, y en ese momento su cabeza no estaba trabajando al 100%. Principalmente porque estaba divagando como jamás lo había hecho {y cuando se referían a Kiefer Hahn Volker, eso ya era decir mucho}.

Él se pasaba la mayor parte de su día divagando. Al hablar, al pensar, mientras comía, al respirar, mientras elaboraba informes para los archivos de gobierno, mientras pensaba en Cora, y... sí, bueno, pasaba la mayor parte de su tiempo en es último. No le preguntes por qué, ya que no te contestará, pero a últimas fechas todo lo asociaba a ella. Si era un café el que estaba tomando, recordaba aquella ocasión en Hot Coffee. Si su compañera de trabajo decía necesitar un té, él recordaría cuando había calentado el té de Cora dentro de su pequeña cocina. Ahora ni hablar de todos los poemas que le recordaban a ella; lo mucho que solían opinar la respecto, y todos los que quería recitarle al oído {porque serían susurros y él querría que ella lo escuchara completamente}.

Pero esa noche, mientras tenía una pierna cruzada sobre la otra y las movía compulsivamente al mirar hacia la puerta, él pensaba en todas las posibles reacciones que su mejor amiga podría tener cuando lo viera ahí. Podría resultar sorprendida; ya sabes, abrir mucho los ojos y entreabrir sus labios mientras pretendía estar agradecida, pero intentaba librarse de él porque tenía planes mejores. Aunque eso sería poco probable, porque Cora no hipócrita y mucho menos mentirosa. También podría parecer molesta; en plan: "jamás te invité a mi casa, vete por donde viniste", pero eso tampoco era probable, porque su chica era la más amable de toda Ciudad Gris y Ciudad Oscura. Y por último {y en lo que menos quería pensar para no ilusionarse}, era que ella se alegrara, corriera a sus brazos, y se... no, eso lo había visto en una comedia romántica.

Así que mientras esperaba escuchar sus pasos dirigidos a su posición, bajó la mirada, jugando con un hilillo en su pantalón, con las velas consumiéndose lentamente, y el reloj continuando el infinito paso del tiempo. Fue entonces que un taconeo lo hizo levantar la mirada, y todas sus inseguridades {bueno, no todas, solo las respectivas a Cora} se evaporaron con la sonrisa brindada. Él correspondió con una aun mayor, y se levantó, acortando la distancia que los separaba.

-Es el cumpleaños de la chica más importante de mi vida. No podría estar en otro lugar -sonrió aun más.

Y mientras lo hacía, rodeó la cintura de la castaña con ambos brazos, enterrando el rostro en su cuello mientras la sonrisa se perdía en su piel y sus fosas nasales se llenaban del aroma que no recordaba haber extrañado, hasta que lo había perdido por unas horas. La pegó a su cuerpo y la alzó del suelo. Susurrando la canción del feliz cumpleaños en su oído.
avatar
Kiefer H. Volker
Agente
Agente

»Nombre : Kiefer Hahn Volker.
»Edad : 25.
»Celebridad : Matthew Gray Gubler.
»Mensajes : 303
»Localización : The middle of nowhere.
»Empleo : Agente de Gobierno, señor.
»Fecha de inscripción : 11/08/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Are you lonesome tonight? ~ {Cora}

Mensaje por Cora O'Brien el Jue Nov 10, 2011 8:36 pm

Esa era una de esas ocasiones en las que Cora cerraba sus ojos momentáneamente y trataba de recordar lo más que podía sobre lo que estaba pasando a su alrededor. Sí, estaba consciente de que esa era la función que la memoria a largo plazo realizaba {ya sabes, almacenando la información a través de una codificación semántica; y no como la memoria a corto plazo que sólo almacena la información por un par de segundos o un corto período de tiempo} y no había ninguna necesidad de que ella cerrara los ojos mientras no dejaba de sonreír y sentir como se le erizaba la piel al escuchar a Kiefer cantarle feliz cumpleaños al oído, pero le daba una excusa por la cual no saber qué decir.

En serio, no tenía ni idea de qué decir, y eso era algo que no le ocurría mucho porque siempre podía decir algo sobre cualquier tema. Claro, era fácil cuando cualquier tema no era escuchar que eras la chica más importante de la vida de tu mejor amigo y amor platónico mientras tu mente empezaba a crear locas teorías sobre un par de palabras. Además, todo lo que se le ocurría le parecía muy soso {Oh. Gracias, Kief -sonríe-} o algo que sólo escucharías en una película de un personaje con más seguridad sobre la situación de la que ella tenía {Por supuesto que soy la chica más importante de tu vida, Volker -alza el mentón, orgullosa-.}; el mayor de los problemas es que nada sonaba como algo que ella diría y no era como si iba a empezar a pretender que era alguien que no era, ¿sabes? Así que al separarse de él una vez que la bajó y terminó de susurrarle al oído {uh, ¿por qué sentía que lo extrañaba sólo por no estar abrazándolo cuando estaba frente a él? Cerebro, ¿algo de ayuda, por favor?}, respiró profundamente y dejó fluir lo primero que le vino a la mente {esperando que no tuviera que terminar pidiendo perdón por algún comentario fuera de lugar o lo que fuera}.

—¡Hey, nunca dije que quería que estuvieras en otro lugar! —sonrió—. De hecho, el que estés aquí ha mejorado mi cumpleaños, chico más importante de mi vida.

Aquí es donde ella te diría de lo avergonzada que está por haber dicho eso o lo mucho que quiere regresar el tiempo y no haberlo dicho, pero ésta vez no es así. Llámalo agallas de cumpleaños o tal vez que ella hizo paz con el hecho de lo que acababa de decir hace mucho tiempo, pero luego de haberlo dicho no sintió mucho además de lo normal y la necesidad de agregar otra sonrisa {cual terminó saliendo en el momento que lo pensó}.

Desvió su atención de Kiefer un segundo y vio cómo las velas del pastel parecían derretirse más mientras el tiempo pasaba y frunció un poco el ceño antes de acercarse a él. No quería que el pastel que había comprado se arruinara porque ella se tardaba soplando las velas o , porque estaba pensando en él.

—Es realmente hermoso, Kief. Muchas gracias, en serio -le sonrió y cerró los ojos para soplar las velas.

Y por primera vez en lo que ahora eran diecinueve años, Cora no pidió un deseo por ser su cumpleaños. Teniendo a su hermana, Ariadne, esas amistades que la habían llamado en el día, Marlene {aunque ella lo negara por momentos, ella sabía que era así} y por supuesto, su chico favorito a su lado, tener que desear por algo le pareció innecesario. Tenía todo lo que necesitaba {y mucho más} justo a su lado y no lo quería ni pensaba cambiar por ninguna razón.
avatar
Cora O'Brien
Científico
Científico

»Nombre : Cora O'Brien
»Celebridad : Gemma Arterton
»Mensajes : 372
»Edad : 25
»Localización : Ciudad Gris.
»Empleo : Científica.
»Fecha de inscripción : 27/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Are you lonesome tonight? ~ {Cora}

Mensaje por Kiefer H. Volker el Vie Nov 11, 2011 8:10 pm

Los Volker eran curiosos por naturaleza. Sus padres eran el vivo ejemplo de la curiosidad, y Kurt era lo doble, porque ni siquiera se esforzaba por ocultarlo. Cuando eran más pequeños, su hermano menor siempre solía bromear diciendo que cuando en la escuela le habían pedido que buscara la palabra curiosidad en el diccionario, había encontrado una enorme foto de ellos justo debajo de las palabras. Kiefer había buscado por todos los diccionarios que se habían cruzado por su camino, pero en ninguno había encontrado la foto de sus padres y su hermano. Fue hasta hacía pocos años que descubrió que realmente solo era sarcasmo. Él no era muy bueno entendiendo eso, de cualquier manera. A diferencia de su hermano, él pocas veces demostraba su curiosidad; pero eso no quería decir que no la sintiera a cada segundo.

Como en ese momento, en que Cora se había inclinado para soplar las velas del pastel, y él lo único en lo que podía pensar era en qué estaría deseando. Si hubiera sido él, habría tenido que pensarlo un rato antes de tomar una verdadera decisión. En años pasados había pedido cosas simples como pasar el examen de admisión en la agencia, o no sufrir de gripe por todo un año, pero de alguna manera siempre se había tardado más de lo que habría sido racionalmente justo. Sus padres habían tenido que presionarlo, y su hermano apagaba la videocámara mientras él tomaba una decisión justificada. Fue por eso que le sorprendió el saber que ese año, a pesar de que faltaba un tiempo para su cumpleaños, no tendría que esperar mucho para apagar las velas y decidir. Solo podía desear una cosa: tener a Cora. Como amiga, como conocida, como cualquier cosa. Simplemente quería tenerla cerca.

Lo que le mataba {no literalmente, por supuesto} era no saber qué estaba deseando ella. Una vez que las velas se apagaron, una sonrisa sustituyo la tensa linea que eran sus labios, y comenzó a quitarlas del pastel para servir un poco. Sin embargo, recordó lo que los Volker solían hacer cada que alguien cumplía años. Aunque no era muy amable o educado que dijeran, solía ser divertido, y nadie había muerto a causa de eso, así que probablemente también era seguro.

-Bien, no te preguntaré qué deseaste, porque es de mala educación -le informó, pero más que nada, se lo recordó a sí mismo-. Pero antes de que comamos pastel, mi madre siempre dice que debes darle una mordida para comer un poco del deseo que pediste -sonrió ampliamente-. Y no te preocupes, no empujaré tu cabeza.

Cruzó los dedos sobre la espalda. Era la primera vez que estaba mintiendo a Cora, y no se sentía muy bien que digamos.
avatar
Kiefer H. Volker
Agente
Agente

»Nombre : Kiefer Hahn Volker.
»Edad : 25.
»Celebridad : Matthew Gray Gubler.
»Mensajes : 303
»Localización : The middle of nowhere.
»Empleo : Agente de Gobierno, señor.
»Fecha de inscripción : 11/08/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Are you lonesome tonight? ~ {Cora}

Mensaje por Cora O'Brien el Sáb Nov 12, 2011 6:08 pm

Cada uno de los deseos que ha hecho en su vida para sus cumpleaños se cumplen de una manera u otra {bueno, tal vez fueron todos menos ese año que deseó por un pony rosado que tenía porta-bebidas y el otro por la habilidad de desaparecer cuando quisiera de las chicas que la molestaban en la escuela}, así que tal vez se estaba arrepintiendo de no haber pedido algo. Sí, estaba el hecho que nunca pedía nada fuera de lo cotidiano y por eso siempre se cumplían; pero no era como si alguien la culparía por creer que era magia cuando no. Todos tenían alguna creencia que era totalmente incierta e improbable, ¿cierto? Negó con la cabeza, como de costumbre, tratando de esconder sus pensamientos y fallando miserablemente como era de esperarse.

Y aunque era muy tarde, empezó a pensar en qué pudo haber pedido y decidió que puedo haber sido cualquiera de lo siguiente {aunque si hubiera sido todo no se hubiera quejado}:
1) Dotación de por vida de todos tipos de café. Sí, hasta ese que probó una vez en el centro comercial de Ciudad Gris y se prometió nunca regresar al lugar.

2) No tener que volver a tener que morir del frío mientras esperaba el taxi fuera del hospital en los turnos nocturnos. Si conseguían que el guardia de turno la dejara de ver de forma bizarra, ese sería un plus que agradecería de por vida.

3) Dejar de no entender las cosas tan seguido. Mientras descubrir cosas era bueno, no le gustaba ese sentimiento de no tener ni idea de qué estaba ocurriendo. A menos que fuera una sorpresa. Esas eran buenas.

4) Poder volver a ver a la abuela Parker bailar la macarena. O bueno, sólo poder verla de nuevo. La extrañaba demasiado.

5) Aprender español de la forma correcta (y no sólo poder decir 'hola' o cómo ordenar en un restaurante mexicano) y poder leer los poemas que ama en su lengua natal.

Luego estaba ese pequeño deseo que involucraba al chico que tenía a su lado y le preocupaba tan siquiera pensar en él. Era un deseo tan egoísta que por un momento pensó en pellizcarse a sí misma para estar segura que estaba en su cuerpo. {Pero aún así decidió que iría en la lista de posibles deseos. Se merecía ser egoísta & sólo pensar en ella misma de vez en cuando. No era como si sólo se preocupaba por su bienestar todo el tiempo y golpeaba a infantes.}

—No pensaba decirte de todas formas, Kief —le sacó la lengua— y uh, vale.

Se agachó frente al pastel para poder probar un poco y sintió una mano en su espalda al estar realmente cerca a él. Uh oh. Algo le decía que Kiefer no estaba planeando en cumplir su palabra ésta vez {y a la vez agradecía que ella lo esperaba y ya tenía un plan en mente si eso ocurría}.
avatar
Cora O'Brien
Científico
Científico

»Nombre : Cora O'Brien
»Celebridad : Gemma Arterton
»Mensajes : 372
»Edad : 25
»Localización : Ciudad Gris.
»Empleo : Científica.
»Fecha de inscripción : 27/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Are you lonesome tonight? ~ {Cora}

Mensaje por Kiefer H. Volker el Sáb Nov 12, 2011 9:13 pm

Kiefer era amable con todo el mundo. Incluso con las personas que bromeaban con cosas que él no entendía y lo miraban mientras intentaban no reírse de su falta de vena sarcástica en la sangre {como su hermano, por ejemplo}. Era amable porque creía en que debías hacer el bien sin mirar a quién, y posteriormente, la vida te lo recompensaría cuando menos te lo esperaras. Era por eso que no arrestaba a los chicos cuando estaban en estado de ebriedad fuera de la discoteca a horas inapropiadas y era su turno de hacer el recorrido por Ciudad Oscura, simplemente los subía a la patrulla, y los dejaba cerca de la estación de trenes, donde podrían averiguar su camino a casa. Si lo encontraban como chofer de lo que la agencia consideraba como "pequeños delincuentes", estaría en un verdadero problema.

Era por eso que mientras su mano tomaba delicadamente la cabeza de Cora, sus ojos se estrechaban en anticipado arrepentimiento. Aun así, se prometió a sí mismo pedirle disculpas las veces que fuera necesario una vez que todo hubiera pasado y hubiese tomado las fotografías que Liza le había pedido. No es que considerara a Liza más importante que Cora, ni nada que se le pareciera, pero después de todo, ella le había ayudado a elaborar el plan maestro que en ese momento estaba poniendo en práctica. Le debía un poco de su éxito, y si el único precio eran unas fotografías, no encontraba en ello tanto problema. A menos que Cora no quisiera. Entonces no las tomaría.

Cuando vio como el rostro de su mejor amiga se hundía bajo las capas de merengue y pan dulce, una sonrisa infantil se asentó en su rostro, y se apresuró a buscar servilletas. El problema era que el karma ya había comenzado a cobrarse lo que había hecho, y en ese momento no veía ni un solo pedazo de papel cerca. ¿¡Por qué!? Se acercó a la alacena, abriendo puertas a lo bruto, para encontrarse con enlatados, sopas y botes de mantequilla de maní, pero no había ni rastros de servilletas. Cuando iba por el tercer apartado, encontró un paquete intacto y soltó un suspiro, abriéndolo.

-Lo siento, lo siento, lo siento -murmuró, pero cuando volvió a mirar a Cora, tuvo que morder con fuerza su labio inferior para no reír-. Bueno, técnicamente no lo siento tanto, porque esa era exactamente la intención. Y sé que rompí una promesa, pero te prometo que será la única, por más irónico que eso suene. Y si lo ves por el lado bueno, era para que tuvieras una de esas experiencias únicas de cumpleaños -sonrió un poco más, y acarició la nariz llena de chocolate con la punta del dedo-. Y el pastel te hace ver aun más linda. Aunque no por eso quiero decir que lo uses todos los días. Las hormigas podrían ser molestas sobre tu rostro.

Se llevó el dedo manchado a los labios, quitando el dulce con su propia boca, y con una sonrisa, comenzó a limpiar delicadamente el rostro de {lo que hasta ese momento seguía insistiendo en llamar} su mejor amiga. Acunó su rostro con una mano, y con la otra, quitó el merengue de mentón, su barbilla, y el inicio de sus labios, deteniéndose en éstos para dejar la servilleta a un lado, y delinearlos con la yema del pulgar.

Por más películas románticas que hubiese visto a lo largo de su existencia, Kief no creía en que cuando un chico estaba enamorado el sol brillaba de una manera diferente y los pájaros del parque cantaban canciones de amor. Pero en ese momento, mientras una Cora repleta de pastel lo miraba, él no necesitaba ver un sol más brillante o unos pajaritos entonando melodías románticas; porque ella iluminaba toda la estancia, y la música estaba en el tacto de su piel. Fue entonces que todas esas dudas, confusiones y enigmas que representaba Cora para él, desaparecieron, dejando en sus labios el dulce sabor de la anticipación y la recién adquirida valentía.

No había más dudas. Sabía lo que quería, y solo esperaba ser bien correspondido. Por primera vez en todo el tiempo que llevaba de conocerla, fue él el que se inclinó, y posó sus labios sobre los de ella, besándola.
avatar
Kiefer H. Volker
Agente
Agente

»Nombre : Kiefer Hahn Volker.
»Edad : 25.
»Celebridad : Matthew Gray Gubler.
»Mensajes : 303
»Localización : The middle of nowhere.
»Empleo : Agente de Gobierno, señor.
»Fecha de inscripción : 11/08/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Are you lonesome tonight? ~ {Cora}

Mensaje por Cora O'Brien el Sáb Nov 12, 2011 11:25 pm

No importa que tan preparada se dijo a sí misma que estaba, una vez que su rostro se hundió en el pastel y luego se separó llena de pastel, no sabía qué hacer. No, no es como si tuvo algún tipo de revelación mientras se llenó de merengue y su cabello se pegaba a él {¿aunque acaso eso no hubiera sido asombroso?}, fue la expresión del culpable por ello que la dejó sin plan alguno. No podía pensar en venganza cuando Kief parecía estar teniendo una crisis por no encontrar lo que fuera que buscaba. Sonrió y lo dejó seguir buscando aunque estaba segura de dónde se encontraban las servilletas, si era eso lo que buscaba.

Si recordaba bien, la última vez que había estado repleta de dulce había sido en su cumpleaños número 17 y todo había sido culpa de su hermana. Estaban en su restaurante favorito con un pequeño grupo de sus amigos cuando ella se inclinó a pedir su deseo, ¡bam! Liza salió de la nada y la enterró en el pastel de fresas. Todos a su alrededor se empezaron a reír y hasta ella tuvo que aceptar que había sido chistoso {y con eso empezó la pelea de pastel que hizo que los sacaran a ella y su grupo del restaurante todos repletos en pastel, fresas y mucho merengue}. Para no hacer el cuento largo, sus amigos y ella terminaron cerca de un lago en la madrugada recordando cosas como si fueran ancianos y riéndose cada vez que Liza se quejaba porque alguna hormiga la perseguía cuando se acostaba al lado de Jude.

Jude. Tragó en seco y sintió un nudo en su estómago una vez que lo recordó. Luego de sólo tener a Kiefer en su mente, era raro estar pensando en quién había sido algo así como su mejor amigo y algo más. Por algo más, la chica hablaba de un terapeuta o un consejero de vida, porque los dos habían quedado claro que nada más que amistad ocurriría cuando se dieron cuenta que sus padres los trataban de emparejar por una razón más grande que ellos y se enojaron a más no poder al respecto. Jude dijo algo sobre no ser 'un jodido títere de papá' y ella había asentido y la vida había continuado luego de eso. Las cosas eran incómodas y cuando menos lo esperaban ella estaba en un avión en camino a Ciudad Gris y Jude se había despedido con cariño y prometido que la visitaría en su cumpleaños. Promesa que como podía ver, no había cumplido. Suspiró con algo de melancolía {¿por qué no llamó tan siquiera?} y regresó su atención a Kiefer.

Se sintió algo tonta e ingenua una vez que lo hizo. ¿Cómo era que estaba perdiendo tiempo rememorando una amistad pasada cuando tenía a alguien que cumplía todas sus no-expectativas en una persona y la hacía feliz hasta en los momentos que pensaba que no era posible? No es que estuviera comparándonos porque, sinceramente, no había forma de comparar a polos tan opuestos, pero debía pensar en lo diferente que eran, ¿no? En algún momento tuvo que haber ocurrido, cuando después de todo eran los dos chicos que habían puesto (de maneras diferentes, por supuesto) su mundo de cabeza.

—Kief, tranquilo, lo estaba esperando —asintió—. Y no sé sobre usar pastel todos los días, creo que no es mucho de mi estilo —arrugó la nariz y sonrió.

Hubiera agregado más o dicho gracias porque una vez más la hacía sonrojarse {bendito sea el betún que cubría sus mejillas en ese momento}, pero no era como si Kiefer le daba muchas opciones para hablar cuando limpiaba su rostro con las servilletas que había encontrado. No porque la estuviera maltratando mientras arreglaba el desastre que había causado, si no porque estaba segura que sus piernas no deberían sentirse tan débiles por el solo hecho de que él acunaba su rostro y oh ahora delineaba sus labios con su pulgar. Mordió un poco el interior de su cachete para aguantar las ganas que tenía de morder su labio.

Vio por debajo de sus pestañas y respiró profundamente. Su corazón empezó con ese palpitar al que aunque no quería le había agarrado cariño, las palmas de sus manos empezaban a sudar y las (no) mariposas estaban de regreso en su estómago. A este punto ya era una pérdida de tiempo decir que no tenía idea de qué causaba todo eso en ella {y en serio, le gustaba pensar que era mejor que una chica que jugaba a ser tonta sobre algo}, así que lo quedó viendo y frunció el ceño un poco al verlo inclinarse y entender qué estaba ocurriendo.

Decir que no lo estaba esperando y que una vez que ocurrió se sorprendió un poco antes de corresponder y ladear el rostro sería estar en lo correcto. Pero estarías ignorando todos esos sentimientos y toda la felicidad que estaba sintiendo, lo cual no sería bueno porque ella pensaba {¿pensaba? ¿en serio?} que era parte de todo lo que estaba pasando en su interior. Se separó cuando sintió que ya no podía respirar {ughh, malditas necesidades humanas} y le sonrió lo más que pudo.

—Me gustan tus experiencias únicas de cumpleaños, Kief.

{y me gustas tú. y tus sonrisas. y como se forman tus hoyuelos cuando sonríes. y la forma en la que frunces el ceño casi todo el tiempo. y como eres la mejor persona que conozco. y por favor, di que no me has besado como un regalo de cumpleaños porque ¿he mencionado que me gustas? sí, eso es mucho. y ¿podrías decir algo? estoy segura que me estoy volviendo loca. y ya extraño tus labios. y no, no me importa lo cursi o raro que eso ha sonado. sólo di que esto no se terminará una vez que la fecha pase, ¿vale? eso es todo lo que pido.}
avatar
Cora O'Brien
Científico
Científico

»Nombre : Cora O'Brien
»Celebridad : Gemma Arterton
»Mensajes : 372
»Edad : 25
»Localización : Ciudad Gris.
»Empleo : Científica.
»Fecha de inscripción : 27/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Are you lonesome tonight? ~ {Cora}

Mensaje por Kiefer H. Volker el Dom Nov 13, 2011 1:41 am

Él sonreía a menudo. A la gente que veía en la calle, a sus compañeros de trabajo, a los chicos a los que estaba instruyendo en la agencia de policías, a cualquier persona que le sirviera su café en Hot Coffee y hasta a Ivy cuando soltaba comentarios frívolos y malhumorados. Pero ninguna de las sonrisas que había dado en toda su vida, se asemejaba a la que le estaba regalando a Cora en ese momento. Ese en que la estaba mirando profundamente a los ojos, y sabía sin palabras que ella estaba sintiendo lo mismo que él. Que no había sido un error besarla, y que habría sido peor si preguntara algo como: "Hey, Cora, ¿te puedo besar?" o "Hmm, Cora, me gustas desde hace unos meses, pero no había querido decir nada porque eres mi mejor amiga, y temía que las cosas resultaran extrañas después, pero ahora siento la necesidad de besarte, ¿podría hacerlo?". Estaba mejor mientras sonreía y sus pensamientos no se agolpaban contra sus labios.

No sabía el por qué del sonrojo que en ese momento teñía sus mejillas de un profundo rojo, pero apretó los labios para ocultar otra sonrisa cómplice mientras volvía a tomar las servilletas para terminar de limpiar el rostro de Cora. Intentaba no mirar sus ojos, porque volvería a sonrojarse. Lo cual era bastante extraño, porque se supone que no hay un aspecto que logre un sonroje inmediato a una persona a menos que tenga una historia vergonzosa o demasiado significativa para la persona; ésto enviaba un estímulo al cerebro que aceleraba las pulsaciones de su corazón y con ésto el bombeo de la sangre. Lo que no sabía era el por qué de que se alojaran en las mejillas. Bien podría ser en las manos, o en la punta de los dedos del pie. Lo único que sabía era que debía pensar en ese tipo de cosas para distraerse y que sus ojos no se posaran sobre los labios que acababa de besar.

Soltó una risa tonta, como la que su madre solía dar cuando su padre la besaba en medio de la cocina cuando preparaba la cena, al escuchar el comentario de Cora, y alzó una ceja, sin decir nada mientras deslizaba la servilleta por su frente, y la nariz. Quitó el betún y el merengue, sonriendo un poco al ver como éste resistía y quería permanecer sobre la piel suave y blanca de su chica. Lo cual ahora sentía como algo más verídico. Cora era su chica, y él estaba encantado de ser su chico. Volvió a esconder una sonrisa, y volvió a deslizar la servilleta hasta su mejilla. Estaba bastante seguro de que era como un inexperto en su primer baile de secundaria. Y él lo sabe porque él había sido el inexperto en el primer baile de secundaria.

-Me alegro -susurró, atreviéndose a mirarla a los ojos, mientras seguía limpiando-. Mis experiencias de cumpleaños eran mucho menos agradables, ¿sabes? Por ejemplo, cuando estaba en las fuerzas armadas, mis compañeros de piso organizaron el despertarme a mitad de la noche con cubetas de hielo y llevarme al jardín para celebrar mis 19 años. No fue muy agradable, honestamente. Pero claro, eso es algo que jamás le haría a ninguna chica; es poco amable, y sobre todo, rudo. Y si no se lo hiciera a ninguna chica, mucho menos se lo haría a mi chica.

Sus dedos debían dejar de acariciar sus mejillas, pero la verdad es que no podían. Cuando no había más pastel qué limpiar, juntó todas las servilletas sucias, y las depositó en el bote que había tras el refrigerador, tomando el rostro de Cora para llevarla al fregadero, mojar un paño, y limpiar su rostro una última vez.

-Cierra los ojos -susurró, sonriendo-. Es malo cuando te entra agua en los ojos. Ya sabes, se pueden irritar, y quedarán rojos, como cuando entra shampoo en ellos.

Una vez que lo hizo, acarició las mejillas, la frente y la nariz con el paño húmedo, y lo dejó por un lado, apreciando la piel tan suave, rosada y perfecta. Los pensamientos de Kiefer eran un nudo en su mente, y ni siquiera le permitían un raciocinio concreto de la situación. Lo único que sabía era que los labios se veían increíblemente rosados y que quería volver a besarlos. Y mentiría si dijera que no sucumbió ante sus propios deseos.

Tomó su cintura con delicadeza, recargándola contra la barra de la cocina mientras se inclinaba para besarla, con suma lentitud. Adorándola con cada respiración y roce de sus labios. Capturó el inferior de éstos, jalándolo un poco hacia sí, sin ser brusco. Al soltarlo, juntó su frente a la de ella, repartiendo suaves besos en todo su rostro.

-No sabes cuánto tiempo había esperado para poder hacer ésto, Cora.

Kief siempre era honesto. Y es decir, ella había correspondido, ¿cierto? No había nada malo en ello. No podía haberlo. Porque se sentía tan bien. Más natural que un simple respirar. Se sentía correcto. Como si no hubiese existido nada ni nadie antes de Cora. Y le gustaba pensar que así era.
avatar
Kiefer H. Volker
Agente
Agente

»Nombre : Kiefer Hahn Volker.
»Edad : 25.
»Celebridad : Matthew Gray Gubler.
»Mensajes : 303
»Localización : The middle of nowhere.
»Empleo : Agente de Gobierno, señor.
»Fecha de inscripción : 11/08/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Are you lonesome tonight? ~ {Cora}

Mensaje por Cora O'Brien el Mar Nov 15, 2011 7:24 pm

Todas esas dudas, paranoias y esa pequeña voz en su mente que decía hey, tal vez estás delirando y ésto no está ocurriendo porque finalmente te has vuelto demente desaparecieron una vez que vio a Kiefer sonreír como nunca lo había visto antes y sintió que todo encajaba en su lugar indicado. No se consideraba una experta en sonrisas {aunque pensarías lo contrario cuando ella sonreía tanto y de maneras diferentes en cada ocasión}, pero estaba segura que esa era su sonrisa. No de su vecina de mediana edad que amaba gritarle a su gato por las mañanas reclamándole por los años perdidos en espera de su esposo, ni de la chica que le atendía ciertos días en Hot Coffee y era realmente amable, de Marlene quién se volvía loca con solo ver a alguna enfermera hablando con un científico porque decía que las distraía de su misión en el lugar o la de la secretaria rubia en el hospital que tenía una fascinación con los mapas y enarcaba la ceja cada vez que alguien la interrumpía mientras leía a Kerouac. Nope, esa era la sonrisa que Kief guardaba para ella {y eso le encantaba}.

Era como si después de todos esos meses de no estar segura de absolutamente nada en el departamento (¿en serio, Cora? ¿así le llamarás ahora?) de los sentimientos todo tenía sentido y se sentía en el lugar que siempre le perteneció. Estaba segura que eso sonaba demasiado prepotente, pero también estaba segura que luego de estar confundida por tantos meses y no saber si lo que sentía era reciprocado, cualquiera se sentiría así. Así que podría sentirse mal porque no dejaba de sonreír mientras su chico seguía limpiando su rostro y estaba segura que ella podía hacer un mejor trabajo y mucho más rápido, pero no, no se sentiría mal. No porque ahora se había convertido en una de esas chicas que pretendían ser idiotas por un chico {¡por supuesto que no!}, solo era el simple hecho que disfrutaba ver a Kiefer preocuparse por el desastre que él había causado. Y vamos, el sonrojo que sus mejillas tenían era precioso aunque Cora te diría lo mismo sobre todo su ser.

Sonrió aún más cuando escuchó su risa luego de su comentario. Como algo que se estaba volviendo una mala costumbre, no tenía idea de cómo Kiefer la hacía sentirse bien tan solo con un par de palabras, una expresión o cuando fruncía el ceño {lo cual, había notado en los últimos meses, era muy seguido}, pero le agradaba. De hecho, todo le agradaba {muchísimo} más cuando involucraba a Kief. Y sí, eso se incluía a sí misma, porque mientras se sentía cómoda siendo ella, él lograba que se sintiera como nunca se había sentido en su vida. Como si todo y nada fuera posible si lo tenía a su lado. Lo cual la seguía asustando mucho un poco, pero no importaba mucho. Ya lograría superar ese pequeño miedo, ¿no?

Su chica. Le gustaba como eso se escuchaba, pero le gustaba más el hecho que él fuera su chico. Cora pensaba en Kief como suyo desde aquella madrugada en su cocina, pero había algo sobre escucharlo de sus labios que lo hacía más especial. Como si finalmente estuviera comprobado y no todo fuera algún invento sin validez de su mente. Lo cual la hacía sentirse aún más genial sobre el tema.

Eso no suena para nada agradable, Kief —frunció el ceño— y debes estar seguro que si se lo llegaras a hacer a tu chica algún día, ella te llenará el rostro de pastel y no te ayudará a quitártelo tan delicadamente como tú lo estás haciendo. Es más, tal vez esconda todas las servilletas que estén a tu alcance —asintió y rió al darse cuenta que no sonó tan amenazante como esperaba. Nunca era buena con las amenazas.

Alzó una ceja al verlo conocer el escondite de su bote de basura y depositar las servilletas usadas en él, y lo siguió al fregadero mientras observaba como mojaba un paño. Asintió cuando lo escuchó susurrar {nota mental: haz que Kiefer susurre más seguido. Es realmente encantador y te gusta.} y siguió sus instrucciones. Sintió el paño húmedo en su rostro y por un instante tuvo que pellizcar una de sus manos y frunció el ceño. Debía enseñarle a Kiefer que la llave del lado izquierdo era muy muy helada y uh, sí, no era muy placentero por las noches.

Cuando dejó de sentir el paño en su rostro, pensó en abrir los ojos, pero luego sintió a Kiefer tomar su cintura y recargarla en la barra y oh. Rió entre dientes cuando vio con los ojos entrecerrados a Kief inclinarse a besarla y se puso un poco de puntitas para ayudarlo. {Mentiría al no mencionar que también era porque sus labios eran realmente atrayentes y ella no quería separarse de ellos.} No estaba segura en qué momento, pero entrelazó sus dedos alrededor del cuello de su chico {¿ha mencionado cuánto ama el término? porque es así}. Sonrió cuando siente él jala un poco su labio inferior; y una vez que se separa y empieza a sentir los besos en todo su rostro, está segura que si fuera posible, estaría explotando de amor. {Sí, sabe que no sería una explosión bonita; no, no le importa en éste momento. Bueno, tal vez un poquito.}

Acunó el rostro de Kiefer y volvió a sonreír al escucharlo hablar. —Creo que me lo puedo imaginar, Kief.

Y lo besa de nuevo. Porque se siente extremadamente feliz a su lado. Porque se siente bien poder demostrar todo lo que se había reprimido en los últimos meses. Porque está frente suyo y ella sigue en puntitas. Porque, sinceramente, aún sin tener razones lo estaría haciendo. Porque, ¿en ese momento? sí, nada además del chico que tiene a su lado en su fregadero le importa mucho. Y no podría estar más complacida al respecto.
avatar
Cora O'Brien
Científico
Científico

»Nombre : Cora O'Brien
»Celebridad : Gemma Arterton
»Mensajes : 372
»Edad : 25
»Localización : Ciudad Gris.
»Empleo : Científica.
»Fecha de inscripción : 27/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Are you lonesome tonight? ~ {Cora}

Mensaje por Kiefer H. Volker el Lun Nov 21, 2011 2:49 am

A Kiefer le encantaba ser un chico. Es decir sí, las chicas tenían mejores perfumes y su ropa era mucho más bonita y variada, pero ellas tenían ciertos cambios de humor en los días indicados del mes, y podrían asustar a cualquier ser viviente que estuviera cerca de ellas. Aunque nunca había visto a Cora con cambios de humores extremos, estaba bastante seguro de que los sufría igual que cualquier chica. Y aun así no podía imaginar que fueran desagradables. Nada que envolviera a su chica podía ser desagradable. Juntar esos dos términos era como intentar juntar las palabras "luna" y "pantalón". ¿Qué dirías? ¿"Tengo un pantalón de media luna"? Kief no era un experto en gramática, corte y confección o moda, pero sabía que eso era poco probable.

Pero una vez más, esta divagando del punto en sí. De las muchas cosas que ama de ser chico, es el poder correr de aquí para allá sin tener que preocuparse por partes delicadas y femeninas. Aunque no por eso él andaba corriendo de aquí para allá. Siempre había sido un poco torpe y aunque no tenía partes delicadas como las chicas, sí le molestaba quedar hasta atrás en las carreras que hacía con su hermano y el resto de sus amigos. Más que nada porque Kurt no escatimaba en burlas y al no entender la mitad de ellas, era desesperante no poder contestar, o contestar tres horas después cuando toda la gracia se ha ido. Aunque las chicas sí podían correr; eso era obvio. Las chicas podían hacer cualquier cosa.

Lo único que no le agradaba de ser un chico eran los impulsos. Es decir, cuando esta a punto de tomar una decisión, es como si hubiese dos personas en su interior, y a pesar de que uno quiere hacer una cosa, el otro decide la contraria y todo es un debate tan fuerte que se considera seriamente esquizofrénico. Como ese momento en que quería separarse de Cora, mirarla a los ojos y decirle que realmente la quería, que haría cualquier cosa por ella y que a pesar de que siempre sería la chica en la que más confiaba, el término mejor amiga era demasiado pequeño para abarcar los sentimientos que llevaban su nombre; pero por otro lado, sus manos seguían en su cintura, y mientras ella acortaba la distancia para besarlo nuevamente, él quería seguirla besando hasta que ninguno de los dos pudiera respirar {aunque claramente se separaría después; no quería que Cora se lastimara}. El verdadero problema era que Kiefer no sabía a qué lado seguir.

Cuando la falta de aire hizo acto de presencia, se separó suavemente de ella, sonriendo para inclinarse y esconder la curvatura de sus labios en su cuello. Depositó un suave beso en su hombro y clavó la mirada en el fregadero mientras se invadía el dulce aroma que su novchica portaba. Fue entonces que recordó el regalo que seguía en el bolsillo de su chaqueta. Se separó con rapidez, sosteniendo su cintura para mirarla, y antes siquiera de preguntarse el por qué de que olvidara tanto las cosas, supo que ella era la única razón. Su memoria sufría de deliciosos lapsos de amnesia cuando en lo único en que podía pensar era en ella.

-No te muevas, ya regreso -murmuró con una sonrisa, y cuando se separaba, frunció el ceño un poco y la miró-. Bueno, es decir, sí puedes moverte. No puedo prohibirte nada, y en realidad nadie puede. Creo que formulé mal la frase. Uh, por favor, no te muevas, Cora -sonrió, y tomó su mano para besar el dorso, recordando como su padre hacía lo mismo con su madre.

Corrió hasta la entrada donde estaba el perchero con su chamarra, y metió la mano en el bolsillo, sacando una caja cuadrada y oscura que había conseguido en una joyería de Ciudad Oscura. Le habían preguntado si quería un moño para regalar, pero él se había negado porque con lo descuidado que era, el moño terminaría arruinándose en su bolsillo. Entonces se molestaría consigo mismo y entraría en una crisis a falta de moño. Jugó con la pequeña caja en sus manos hasta que regresó a la cocina, y la dejó sobre la mesa, abriéndola para sacar de ésta un collar del cual colgaban dos letras.

Una C y una K.
avatar
Kiefer H. Volker
Agente
Agente

»Nombre : Kiefer Hahn Volker.
»Edad : 25.
»Celebridad : Matthew Gray Gubler.
»Mensajes : 303
»Localización : The middle of nowhere.
»Empleo : Agente de Gobierno, señor.
»Fecha de inscripción : 11/08/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Are you lonesome tonight? ~ {Cora}

Mensaje por Cora O'Brien el Vie Dic 23, 2011 2:52 am

A Cora le gustaba estar segura de las cosas. No, tacha eso. Cora necesitaba estar segura de las cosas. No porque tuviera algún tipo de fobia sobre ello {aunque. . . ¿Sabes qué? Hablaremos de ello en otra ocasión. No viene al punto que trata de lograr.}, sino porque sabía que su trabajo dependía de ello. Es decir, no puede pensar que tal vez ese tratamiento funcionará en el paciente de la habitación 105; o que si el sr. Agger sigue yendo a cita hay una posibilidad que mejorará. No señor, a Cora O'Brien le gusta estar segura de sus decisiones y diagnósticos. Y es exactamente por ello que algunas veces la verás horas luego de que su jornada de trabajo haya terminado, sentada cómodamente en un sillón en la sala de reuniones leyendo por una millonésima vez el post-operatorio o tratando de leer si había perdido algún pequeño detalle en su historia.

Marlene siempre le mencionaba que no tenía que ''correr la milla extra'' todo el tiempo con sus pacientes, pero a ella le parecía lo menos que les debía además de sus servicios, ¿sabes? Le gustaba saber que al perderse alguna salida al bar con las chicas o la cena que Liza había preparado {que terminaba siendo pizza o cualquier otra comida pedida a domicilio en sus platos sofisticados} había ayudado a alguien. Aunque eso debilitara sus amistades y relación con su hermana. Podía arreglarlas luego, ¿no? {O eso se hacía creer.}

Ahora estarás pensando, ¿oh, pero y todo esto qué tiene que ver con lo que estaba ocurriendo? No te preocupes, he aquí tu respuesta: ¿Cuándo se trata de Kiefer y lo que sea que está ocurriendo? Sí, Cora no tiene ni una idea de lo que está haciendo. Y, por que lo debe ser la primera vez en su vida, no tiene ningún problema con ello.

{Miente, miente, miente. Le aterra. Le hace sentir algo en el corazón. Como si le falta conocimiento y eso será su perdición. Como si hacer algo alocado por la primera vez en meses está mal. Muuuuuy mal.

Verás, la chica nunca ha tenido una relación {seria, que merezca ser mencionada, uh. . . sí, no menciones esa, oh Dios, eso nunca ocurrió}. Cuando tu primer {y más importante, si lo piensa un instante más} objetivo en la vida es poder ser alguien importante en la medicina, no es como si te da mucho tiempo para crear amistades que no sean el hombre en el lobby de tu complejo o el bibliotecario de turno que ya hasta sabe que cuando tienes ojeras y tu cabello apunta a todos lados, no es una buena idea hablarte. Y así fue como ella terminó con nada muy serio {o importante}. Besos en la biblioteca. Almuerzos entre exámenes y libros en la habitación de uno. Salidas prolongas por meses. Despedidas sin sentimientos encontrados o rompimientos de corazones.}

Si piensas que Cora ha tenido tiempo de pensar todo esto mientras se encontraba besando a su chico, realmente le das más crédito del que cree necesario {¡vamos! En lo único que logró pensar —cosa que le parece casi imposible una vez que tiene los labios de Kiefer junto a los suyos— fue en cómo odiaba la necesidad de oxigeno que su cuerpo tenía}. ¿Todo esto de filosofar sobre cómo nunca realmente ha estado en una relación sana y normal, ergo, arruinará todo? Sí, esto ha ocurrido mientras Kiefer ha desaparecido a Dios sabe dónde y ella simplemente asintió cuando lo escuchó hablar antes de dejarla ahí, sola con su mente {y confusiones}.

Finalmente decidió sacudir su cabeza, arreglar un mechón de su cabello y cruzar sus brazos para esperar a Kiefer. Por supuesto que debía tener dudas, si no las tuviera no sería Cora {aunque debía recordarse que por el solo hecho de tener dudas, no significaba que debía privarse del derecho que tenía de disfrutar lo que estaba ocurriendo}. El no saber muy bien cómo manejar una situación nunca la había detenido antes, así que, ¿por qué debería hacerlo ahora? {Por ninguna razón.}

Sonrió al verlo regresar, y antes de pensar en algo coherente qué decir, alzó una ceja al verlo sostener una pequeña caja en sus manos. Mordió su labio inferior y esperó a que terminara de abrir la caja para poder decir algo. Aunque esperar sólo le trajo aún más espera, porque al ver que se trataba de un collar con una C y una K no pudo decir nada.

Vale, tal vez si hubiese tratado, hubiera haber podido decir algo. ¿Pero cuando el chico por el que ha dejado de pensar con tus cinco sentidos por los últimos meses la ha besado, llenado de pastel y ahora le piensa dar un collar y todo esto en su cumpleaños? Sí, no es como si Cora piensa que algo que no sea ella tratando de no usar esa voz realmente chillona que tiene una vez que está emocionada tendrá algo que valga la pena escuchar. Así que se limita a sonreír, acercarse a Kief {darle un beso en su mejilla, algo apenada}, darse la vuelta y levantar su cabello como si fuera a hacerse una cola de caballo antes de preguntar:

¿Me harías el honor?
avatar
Cora O'Brien
Científico
Científico

»Nombre : Cora O'Brien
»Celebridad : Gemma Arterton
»Mensajes : 372
»Edad : 25
»Localización : Ciudad Gris.
»Empleo : Científica.
»Fecha de inscripción : 27/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Are you lonesome tonight? ~ {Cora}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.